Portada » Análisis » Metal Gear Solid 3D

Metal Gear Solid 3D: Snake Eater - The Naked Sample

Serpientes en el avión. En 3D. Pero sin avión, y en la jungla.

Metal Gear Solid 3D - Análisis

Una joya que no brilla como debiera

Metal Gear Solid 3D: Snake Eater no es mal juego, no nos llevemos a error. En su base, todo funciona, de la misma manera que funcionaba en 2004. Sin embargo, es un título que desmejora bastante en sus acabados. Los dos grandes problemas de los que se han hablado anteriormente (las ralentizaciones y el control sin Circle Pad Pro) quizá hubieran sido solucionables si se hubiera aplicado un cierto mimo en el desarrollo del título. Si se hubiera tenido en cuenta qué juego se estaba haciendo, y para qué sistema.

Metal Gear 3D Análisis

Da la sensación de que lo que prometía ser una de las razones para que los aficionados se hicieran con la consola, al final se ha quedado en un producto desatendido, descuidado. Como se mencionaba en la introducción de este análisis, aquel The Naked Sample proyectaba un remake para 3DS, con todo lo que esto conlleva, y no un port mal adaptado de un juego de hace ocho años. A tenor de este resultado, si de hacer un port se trataba, parece que hubiera sido más acertado adaptar tal cual otros títulos de la saga como Portable Ops, que además se ajusta mucho mejor a lo que se espera de un juego para una consola portátil (y es que no es muy agradable estar en el metro, sacar tu 3DS para echar una partida, y pasar esos 10 o 15 minutos de juego presenciando una –estupenda, eso sí– cinemática).

Entonces, ¿es Metal Gear Solid 3D: Snake Eater una mala o una buena compra? La peor zancadilla que se le podía poner a este juego viene de la propia Konami; y es que no se puede ignorar el lanzamiento de las reediciones en HD de casi todas las entregas de la saga para PS3, Xbox360 y PSVita, incluido Snake Eater, que no deja en muy buen lugar a esta versión, cuyo único aliciente para su compra es un efecto 3D (muy conseguido, eso sí) que se presenta insuficiente al venir en un mismo paquete donde los defectos son más numerosos que las virtudes.

Para el usuario de Nintendo, que no ha tenido contacto con la saga más allá de aquel Twin Snakes de GameCube (o el aún más añejo Ghost Babel de GameBoy Color), y que no tiene (ni tuvo) posibilidad de hacerse con otras consolas, éste es un título que no debe perderse. No es la mejor versión de todas, pero no deja de ser un juego imprescindible. Para el resto de usuarios que disponen de más opciones... no hay muchas razones para hacerse con una tarjeta que no sólo no aporta prácticamente nada nuevo, sino que lo presenta, en conjunto, en el peor envoltorio en el que ha aparecido hasta ahora Snake Eater.

¿Qué opinas de Metal Gear Solid 3D? ¿Está la versión de 3DS a la altura de la saga?