Portada » Análisis » Mega Man Xtreme 2

Mega Man Xtreme 2

Mega Man Xtreme 2, la aventura portátil de X y Zero, llega a la Consola Virtual.

Mega Man Xtreme 2 - Análisis

Llega Mega Man Xtreme 2 a la Consola Virtual, después de que la primera entrega de la serie hiciera lo mismo unos días atrás. En esta ocasión vuelve X a protagonizar una aventura situada entre dos entregas numeradas de la serie (aquí son X3 y X4), pero está acompañado por el carismático Zero, teniendo así dos héroes disponibles para escoger en esta aventura.

Mega Man Xtreme 2 vuelve a dar plataformas y disparos en niveles plagados de enemigos y con jefes finales carismáticos extraídos de los tres primeros Mega Man X. La misión, basada en explorar una isla extraña y resolver el desafío del misterioso Gareth derrotando a ocho jefes. Escoger a X permite el acceso a cuatro de ellos y con Zero al cuarteto restante, por lo que toca seguro hacer ambos caminos para llegar al final y salvar la situación definitivamente en el nivel final.

Ser X nos lleva a una jugabilidad muy similar a la de la primera entrega, con el cañón para disparar, el dash, los saltos en muros y las habilidades que se consiguen tras las batallas finales de las fases. Como dato curioso, algunas de ellas son diferentes a las que proporcionaban los jefes en las entregas originales, por lo que hay sorpresa y un trabajo extra detrás.

Zero, por su parte, presenta lo que es la base de sus maravillosas aventuras de GameBoy Advance. No hay pistola ni cañón, con lo cual a primera vista estamos ante un reto mayor, pero si dominamos bien las distancias y el dash aéreo nos daremos cuenta que su Z-Saber es mucho más poderoso y rápido para eliminar enemigos que el rayo de X. Los jefes no le dan nuevos rayos como al protagonista de azul, sino que lo transforman poco a poco en una versión mejorada de sí mismo, lo que establece una evolución real en un personaje de la saga huyendo del efecto “camaleón” de los anteriores héroes.

Las habilidades de Zero llevan al usuario a alcanzar una maestría que el juego no ayuda a aprender, sobre todo si se compara con lo sencillo que supone ejecutar los diferentes poderes que X adquiere. Eso hace que la dificultad sea todavía más alta con el de rojo salvo que sepamos utilizarlo bien con sus combinaciones de botones - y al final resulta mucho más eficaz para manejar.

Una vez que se desbloquea un modo difícil se tiene la opción de alternar entre los dos personajes en cualquier momento. También hay una tienda que permite cambiar “almas” de robots derrotados por mejoras para el dúo que añade opciones, aunque no queda del todo claro cómo va el sistema de disponibilidad de la misma. El otro gran problema puede ser la falta de evolución gráfica en los sprites de los protagonistas, que se mantienen igual que en la primera entrega mientras que el resto sufre un cambio y por lo tanto quedan un poco desfasados.

En definitiva, Mega Man Xtreme 2 es lo que se espera de una secuela en la mayoría de los casos, es decir, más grande, más fuerte y con más variedad que el primero. Zero añade una gran cantidad de variables que hace que la experiencia en GameBoy Color esté a un nivel por encima de lo esperado, además de ofrecer así dos estilos de juego diferentes. Una conclusión perfecta para lo que empezó el primer título y una gran antesala de los siguientes juegos de la franquicia en portátil.