Portada » Análisis » Mario Tennis Open

Mario Tennis

Cuando Mario Tennis y Twister se conocieron.

Mario Tennis Open - Análisis

Sin rodeos, con Mario Tennis Open más de un fan de la saga encontrará sus sentimientos enfrentados. A diferencia de sus predecesores para portátiles, no existe un modo historia con un marcado punto rolero. Aunque Camelot sigue detrás de esta saga, pierde una de sus esencias. Parece que este Mario Tennis ha dejado de ser uno de los principales abanderados de los Mario deportivos para ser uno más, como si de las series Strikers o Slam Basketball se tratara. Se dice que siempre hay una de cal y una de arena. El añadido más llamativo es el online, Mario Tennis ha tardado en sumarse a la competición en red y es ahora en 3DS cuando por fin dará el salto. Estamos ante uno de los Mario Tennis que más se sostienen sobre el multijugador en detrimento del single player.

La jugabilidad de Mario Tennis Open se basa en buena parte en los estímulos visuales. Aunque estamos ante un juego totalmente arcade, disponemos de una generosa variedad de golpes: planos, liftados, cortados, globos y dejadas, además del “tiro comodín”, que normalmente no pasa de ser un golpe genérico. Es muy raro que los tiros vayan a la red o fuera de la pista, la mayoría de las veces se debe a responder a duras penas una pelota lejana, por lo que los puntos en principio se basan en mantener el peloteo hasta ver el hueco donde clavar la pelota.

Mario Tennis 3DS

Sin embargo, no podemos dejar de lado el elemento clave de la mecánica de este Mario Tennis: los tiros afortunados. A veces, cuando te toca responder surge un círculo de color en una región de tu campo. Si ejecutas el que corresponde a ese color sobre dicho círculo, golpearás con un tiro especial. Los liftados y los planos suelen convertirse en golpes y mates muy potentes, mientras que los cortados y los globos describen una curva más pronunciada por su efecto. Las dejadas, tienen, por otra parte, un bote minúsculo, por lo que más vale que el contrario corra para llegar a tiempo. Identifica el color, escoge correctamente dónde poner la bola y mata.  El “tiro comodín” sirve para hacer el especial con cualquier color; pero con menor eficacia. La ejecución de estos tiros “chetados” se hace sobre la marcha, sin cinemáticas, por lo que no reduce el dinamismo del partido.

Puede parecer que este elemento desequilibra mucho la jugabilidad, y así sucede entre novatos, en cuyos partidos estos tiros suelen ser ganadores. En cambio, con la experiencia aprendes a prever estos golpes (el círculo se ilumina cuando se prepara el tiro especial) así como a responderlos.

Cada tipo de tiro afortunado tiene un tiro contrario con el que es más fácil devolver la bola con éxito. No es una respuesta potente ni ganadora como podía pasar con los tiros especiales defensivos de Mario Power Tennis; pero pueden sorprender al rival, quien es posible que haya abierto algún hueco. Tal vez se eche en falta un elemento antagonista que haga caro no ganar el punto con uno de estos tiros; pero con la suficiente habilidad no son tan determinantes (aunque siguen siendo mayoría entre los tiros ganadores). Otro punto a tener en cuenta es que en los tiros afortunados (sobre todo los que tienen mucho efecto) importa mucho posicionarse bien. Escoger correctamente derecha o revés junto a la orientación hace que el tiro sea verdaderamente inalcanzable, mientras que una ejecución vaga y sin pensar normalmente no pone al contrario en ningún apuro.

Lo que no nos ha quedado claro es si la aparición de estos círculos es aleatoria o si se produce como consecuencia de cómo llega la bola a tu campo. Posiblemente sea algo mixto, pues contra la IA de mayor nivel sí parece que han aparecido menos círculos y tras los tiros poco inteligentes (como los globos a destiempo) surgen a menudo; pero sin llegar a algo totalmente mecánico que siga unas pautas lógicas fijas.

Mario Tennis 3DS