Portada » Análisis » Mario Strikers Charged Football

Mario Strikers Charged Football

Atención, Boo se adentra por la banda atravesando a Donkey, combina con el Topo Monty, este la deja de tacón a Huesitos. Huesitos la coloca, Wario la baja con el culo y… ¡Super Trallazoooo! ¡6 goles para su equipo!. -Conexión perdida-. Vaya, ¡el francés se ha “rajao” otra vez!. ¡Otra más!

Mario Strikers Charged Football - Análisis

Logo

Habría que ver cómo se las habría apañado el Milán si los chicos de Benítez dispusiesen de unos cuantos caparazones de pinchos para frenar a Kaká, si Kuyt pudiera lanzar 6 balones a Dida de una tacada, si Donkey se encargara de tirar las faltas o si una vaca gigante se hubiera llevado volando a Inzaghi. Estas locuras, triste y felizmente sólo se pueden vivir en los estadios virtuales del Reino Champiñón.

Mario Strikers Charged Football mantiene del fútbol 5 para 5 las porterías, el balón, los jugadores… y poco más, pues es un completo arcade frenético con sus propias reglas y chifladuras.

La nueva temporada
bowser Como creo que muchos otros, infravaloré sobremanera Mario Smash Football, el primer título del deporte rey protagonizado por Mario. Por suerte (y por insistencia de mis amigos), poco a poco se fue colando en mi GameCube hasta convertirse en un imprescindible: su trabajado multiplayer, tanto en enfrentamientos como en cooperativo igualaba a las mejores locuras del fontanero para jugar en grupo, como Mario Kart o Mario Tennis. Así se dio a conocer Next Level Games, un estudio canadiense que sólo había desarrollado un título de hockey sobre hielo. El mismo estudio que ha transformado y mejorado el concepto de Mario Football para crear una secuela digna de dos “copas”: inaugurar el servicio de juego online en Wii y de paso hacerse un hueco entre los mejores juegos de todo su catálogo.

Para lo segundo, había que replantear, decorar y mejorar algunos aspectos del título de GameCube, separando este Charged de una segunda parte “al uso” (de esas que aportan más bien poco). Así, en primer lugar se ha reforzado el carácter y carisma de los protagonistas: capitanes y compañeros. ¿Cómo? Pues dotándolos de características Birdoúnicas tales como los regates (antes eran todos iguales, ahora tienen su acción exclusiva) y habilidades especiales (Luigi y su hermano se hacen gigantes, Bowser escupe fuego, Wario… claro, se tira pedos). Los compañeros, meros monigotes con cuatro características en el primero, ahora son muy personales y poseen también regates y super-tiros dedicados (un caparazón gigante de Huesitos, los martillos del Hermano Martillo). Además, es posible alinear a los 3 side-kicks que se deseen para acompañar al capitán, dotando al acto de una dosis estratégica a gusto de cada jugador inexistente en Smash Football. El diseño de ambos se ha visto mejorado con nuevas y más fluidas animaciones, más carga poligonal o detallados uniformes con adornos metálicos a juego con el capitán. Este diseño, ya agresivo en la precuela, incide más en la “dureza” de los personajes principales, sello ya distintivo de esta saga y que no tiene nada que ver con el resto de series de Mario (siempre parecerá que jugamos con el mismo Yoshi en Tennis, Golf, Baseball o Party). Tenemos además un buen surtido: una docena de conocidos de otros juegos, con la novedad del cachondo del Topo Monty (¿un guiño a Andrés Montes?) y con la excepción del Equipo Max, el desequilibrante grupo de robots del original que se ha caído de la lista para hacer una aparición sorpresa en… bueno, ya los veréis.