Portada » Análisis » Mario & Luigi: Dream Team

Mario & Luigi Dream Team

Sueño de una partida de verano. Análisis de Mario & Luigi: Dream Team para Nintendo 3DS.

Mario & Luigi: Dream Team - Análisis

Como resultado, las fases de scroll lateral dejan a un lado su condición de plataformas para convertirse en un pequeño recopilatorio de puzles. Se juega con la temperatura, con la gravedad, con giros de tornillos… la rica variedad y la correcta ejecución de las ideas en el mundo de los sueños podría servir para hacer un juego independiente en la eShop.

El mundo exterior es más conservador en su desarrollo. Algunos movimientos han sido renovados; pero no son lo suficientemente rompedores como en el mundo de los sueños. La exploración tampoco es demasiado ambiciosa. Sí que están los típicos bloqueos de “vuelve aquí cuando hayas hecho esto o tengas esta otra habilidad dentro de 5 horas”; pero el desarrollo parece más lineal que en otras ocasiones y sólo merecerá la pena desviarse del camino para llegar al 100% en las colecciones de turno (bastante abundantes por cierto, por lo que habrá cosas que hacer de sobra en las últimas horas de la aventura) o conseguir alguna pieza para el nuevo ataque tándem. También ocurre lo comentado antes: la necesidad de entrar cada dos por tres en el mundo de los sueños llega a interrumpir más de lo que a uno le gustaría.

Análisis Mario & Luigi Dream Team para Nintendo 3DS

Los combates también mantienen intacta la premisa que ha caracterizado a la saga: combates por turnos donde la clave para ganar está en dominar el timing y aprenderse las rutinas de los enemigos. La recompensa por tener claros estos puntos es alta, pues para derrotar a algunos enemigos es clave dominar los contragolpes y si ni siquiera eres capaz de predecir sus movimientos y esquivarlos acabarás mordiendo el polvo en más de una ocasión. No es un prodigio de dificultad, basta con ser buen observador y sincronizarse correctamente; pero los despistes pueden pagarse caros y algunos jefes son especialmente duros. Precisamente, en estos casos interesa dominar los poderosos ataques tándem, aunque necesitan una correcta intervención del jugador para ser verdaderamente eficaces, algo que se deberá conseguir con práctica.

Análisis Mario & Luigi Dream Team para Nintendo 3DSEn el mundo de los sueños los combates cambian ligeramente. Mario luchará en solitario (aunque con un impulso en sus estadísticas debido a la ayuda de Luigi) contra enemigos que, en muchos casos, irán en grupos numerosos. Las posibilidades en estos combates, lejos de encorsetarse, se multiplican al tener que poner más énfasis al elegir el objetivo de tu ataque: un salto hará efecto a la zona colindante al enemigo seleccionado; pero no a los que están lejos, mientras que un martillazo provocará una ola al ser replicado por varios Luigis que afectará mucho más a los enemigos que estén en primera fila que a los situados al final, que apenas lo notarán. También se alcanza una nueva dimensión en la defensa, pues Mario podrá orientarse o incluso moverse con el stick deslizante. Los contraataques podrán ser más efectivos; pero también se pueden cometer más errores a la hora de defenderse.

Gráficamente, el juego ha sido retocado en lo justo y necesario. Los escenarios del mundo exterior están hechos en tres dimensiones (a veces con shaders que parecen sacados de Super Mario Galaxy) mientras que los personajes suelen representarse todavía con sprites, dando un toque que recuerda mucho a juegos anteriores, sobre todo en las animaciones, siempre muy expresivas. En el mundo de los sueños de Luigi se recurre más a efectos varios y a jugar con los colores para que el fondo luzca especialmente onírico. La consola no tiene problemas para mover esto y habrá caídas de framerate en muy contadas ocasiones, generalmente en las animaciones para entrar o salir del mundo de los sueños. La pantalla 3D también está bien aprovechada, pues si bien no tiene muchas ocasiones para lucirse en medio de la exploración, su uso se aprecia mejor en los combates con varios cambios de orientación en los mismos, con el enemigo situado al fondo.