Portada » Análisis » Luigi´s Mansion 2

Luigi's Mansion 2

Luigi nunca fue Mario… y ni falta que le hace.  

Luigi´s Mansion 2 - Análisis

La investigación, los puzzles y la acción serán los ejes de la aventura y están tan bien interconectados que no habrá tiempo para desenchufarse. Una vez que llegamos a nuestra primera parada, llamada Villa Tenebrosa (una mansión tipo Resident Evil), y tras recuperar las armas básicas: linterna, Succionaentes 5.000 –nuestra mortifera arma caza espectros- y el desoscurizador – que nos permite volver a visualizar partes de escenario que han desaparecido por culpa de los fantasmas -; estaremos listos para comenzar la aventura a lo grande. Un comienzo y un guión Nintendo pero que sigue funcionando y lo seguirá haciendo gracias a la sencillez, saber-hacer y humor que solamente Nintendo sabe hacer.

Luigi, aparte de dotar de comicidad a todo el juego desde el minuto cero que aparece en pantalla, se maneja que da gusto, ya sea succionando entes o espiando a través de las rendijas y ver qué traman los fantasmas – grandes momentos de la aventura. Hay que dar gracias a los desarrolladores por hacer las cosas fáciles a la hora de jugar con el personaje, dar tantas opciones sin hacer falta complicados movimientos de dedo. Desde correr hasta succionar con el arma-aspirador o volver a hacer visibles cuadros, puertas o muebles con el desoscurizador es fácil e intuitivo y se le coge el truco desde los primeros tutoriales a manos del Profesor y la DS que les comunica y que comenzará a funcionar como mapa y marcador de señales vitales.

Luigi´s Mansion 2

La exploración y los puzles, sin llegar a ser complicados, tienen el punto justo de dificultad, haciendo que cada habitación o estancia en la que Luigi se adentre haya que darle una y mil vueltas hasta sacarle el máximo jugo. Esto, junto a que cada nivel se evalua con medallas en función de tiempo, monedas – que utilizaremos para mejorar nuestro equipo avanzada la aventura-, tipos de fantasmas cazados y demás, hacen que la rejugabilidad del cartucho sea más que suficiente.

A lo que en la caza de fantasmas de refiere, se puede definir como variada y progresiva. Fantasmas hay de varios tipos y habrá que cogerles el truco a todos. A los más sencillos bastará con fogonearlos con la linterna antes de aspirarlos, pero habrá que ir descubriendo sus puntos flacos según se avanza en la aventura. Por otro lado, encontramos a los Boo, los rechonchos fantasmas blancos que son los culpables del caos en cada mundo a visitar en el juego y que también presentan rutinas de ataque propias. Los enemigos finales, sin desmerecer, resultan algo más sencillos, pero siguen teniendo sus particularidades a descubrir. Después se podrá verles en el bunker del profesor y estudiar sus puntos fuertes, por si nos los volvemos a encontrar.

Luigi´s Mansion 2

A todo lo mencionado hasta aquí sumémosle un multijugador cooperativo local u online de hasta cuatro jugadores, al que solo se le echa en falta un buen sistema de chat para coordinarse en condiciones, con los compañeros que alargan la vida del juego como pocos cartuchos saben hacerlo.