Portada » Análisis » LEGO Star Wars: The Complete Saga

LEGO Star Wars: The Complete Saga

Hace mucho tiempo, en una galaxia muy, muy lejana… un puñado de piezas se unieron para vivir una aguda aventura de sables láser, chistes y tortas.

LEGO Star Wars: The Complete Saga - Análisis


Análisis LEGO Star Wars

Los británicos de Traveller's Tales han conseguido dotar de un sabor de arcade "de los de antes" muy interesante a la infinita serie de juegos Star Wars con sus tres producciones basadas en el universo LEGO. En esta tercera ocasión, el producto se trata de un combinado de los dos primeros y recientes juegos, cada uno dedicado íntegramente a una de las trilogías cinematográficas: LEGO Star Wars, sobre la historia de Anakin, Obi-Wan y la creación del Imperio Galáctico y LSW II The Original Saga, con las aventuras de Luke, Vader y el retorno del equilibrio a la Fuerza.

Y digo "de los de antes" porque pocos proyectos se atreven hoy día (al menos con cierta calidad) con un método tan clásico y eficiente -sobre todo si se cuenta con un segundo jugador- como es el beat ‘em up de antaño, con muchas plataformas, mucha acción y enemigos, tropecientos objetos que recolectar y algún que otro puzle, añadiendo además un factor "fan service" digno del más intencionado y oportuno subproducto Star Wars.

En su día pude disfrutar de partidas más o menos esporádicas a las versiones de GameCube y PC, y aunque la experiencia fue divertida y atractiva, nunca me decidí por la adquisición. Durante la GC germana tuvimos la oportunidad de probar la versión avanzada que Activision dispuso en el apartado LucasArts de su stand y entonces, en aras de realizar un artículo de impresiones, descubrí que el valor de este juego no estaría en las bondades de un nuevo control o en otras novedades, sino en la compilación que supone la versión completa.

Así nos topamos con una réplica ligeramente mejorada de aquellos juegos de la "pasada generación" reunidos con buen hacer en un solo disco. De hecho, el acceso a las distintas fases se realizaba entonces desde supuestas habitaciones de la cantina de Moss Eisley, a modo de mundo de selección de niveles recogidos a su vez en capítulos. Para la ocasión se ha mantenido el sistema mezclando ambas trilogías y por tanto podremos pasear por el garito para seleccionar del episodio I al VI y sus distintas pantallas o para cruzarnos con la enorme cantidad de personajes de las películas (en su versión LEGO) que hayamos desbloqueado. O para comprar, o para visualizar vehículos y otros secretos, o para acceder a las opciones de juego... la famosa cantina es un menú y un alboroto muy bien pensado.

 Como buena experiencia de acción, los controles son sencillos y accesibles. No habrá que dominar la Fuerza para llevar sin problemas a un jedi, a un droide, a un soldado rebelde o al mismísimo Yoda. El esquema es calcado para todos manteniendo ciertas adiciones como el doble salto o el uso de los poderes de la Fuerza en jedis y siths, los blasters en soldados o cazarrecompensas o las aplicaciones cibernéticas de los robots. Eso sí, la mayoría pueden ponerse a montar estructuras con las piezas LEGO desperdigadas por el escenario y otros tendrán animaciones dedicadas para diferenciarse por más que su careto y atuendo de los demás: veremos el ataque del Lord Oscuro, a Yoda andando como el doctor House con su bastón y luego batallando a velocidad endiablada o a R2-D2 con su "nueva" capacidad para flotar. El estudio no se ha dejado un detalle para que nos sintamos en el plástico de nuestros personajes favoritos, repetimos, de entre una barbaridad a elegir.