Portada » Análisis » LEGO Indiana Jones

LEGO Indiana Jones: La Trilogía Original

Ti-toritoooo, ti-toriiiii. Indy utiliza los tópicos de sus aventuras para mejorar la fórmula de juego LEGO. Descubre cómo.

LEGO Indiana Jones - Análisis

 

Tras el éxito de crítica y jugadores obtenido por los juegos LEGO basados en las seis películas de Star Wars, quedaba claro que a los chicos de Traveler's Tales les tocaría seguir jugando con LEGOs (y por ende, a nosotros). LucasArts les pidió que adaptasen en este momento tan idóneo la Trilogía Original de aventuras peliculeras del Doctor Jones (y probablemente lo hagan con la nueva película), mientras que por otro lado preparan con la Warner y DC la versión videojueguil de los LEGO de Batman. Había que ver cómo resistía la erosión una fórmula a priori muy exprimida, por clásica y por su aplicación en los tres LEGO Star Wars. De primeras, Tt ha conseguido mantener el tipo con Indy por sus añadidos en la jugabilidad, un ligero cambio de enfoque y más atención a la diversión cooperativa. Veamos las piezas de este nuevo juego.

Por supuesto, se mantiene la idea principal: se trata de un sencillo juego cooperativo con muchas plataformas y peleas, mucho humor y gestos a las películas y mucho, mucho que recoger y descubrir.

Expectantes nos mostrábamos ante cómo solucionaría Tt un factor quizás negativo para un título pensado para dos jugadores y presente en las películas del arqueólogo: Indiana Jones es el absoluto protagonista. Mientras que en Star Wars se podía disfrutar del carisma de Yoda, Luke, Anakin o Han Solo a partes casi iguales, Indiana podría deslucir a los secundarios de su saga. Por suerte, en el juego se está cómodo con los secundarios por sus nuevas y destacables habilidades o por la cómica torpeza de Indy, lo que equilibra mucho la diversión (está claro que todos queremos ser Jones, pero al menos no da sensación de indispensable y a veces todo lo contrario).


El héroe principal no estará siempre ágil y dispuesto a las situaciones peligrosas, pues -como su personaje en la gran pantalla- denotará debilidades y estados complicados. Lo veremos tambalearse (y por tanto no podrá saltar) al comienzo del Templo Maldito, por culpa del veneno. O lo veremos acongojado, casi congelado cada vez que se acerque a las serpientes. Ahí no hay látigos ni puñetazos de película que valgan. Cada personaje tiene sus "fobias" que suelen estar compensadas con habilidades especiales. Las mujeres saltan más (¿?), los doctos como Henry Jones descifran jeroglíficos, Willie chilla como una loca y Tapón, como hiciera Anakin de pequeño, puede colarse por huecos. Potenciar así cómo afecta a la jugabilidad la diferencia entre personajes le ha dado al juego un plus muy útil, mejorando los 500 jedis casi igualitos del juego anterior.

Se nota además el trabajo en la dificultad general del juego y en los nuevos puzles y métodos de resolución. Se nota mucho el primer aspecto cuando un jugador habitual de los SW se pone un nivel avanzado de este Indiana y se atasca como un novato. Respecto a los puzles, son más variados e ingeniosos que los de los LEGO predecesores.  Ahora se pueden coger y llevar objetos como antorchas, palas o llaves y para muchos rompecabezas no sólo bastará con equipar el objeto adecuado, sino con el personaje adecuado (de nada te sirve llevar la pala si el lugar donde tienes que cavar sólo es alcanzable con el látigo de Indy). Además, las situaciones no se hacen tan repetitivas y hay escenarios bastante amplios en los que hay que ir buscando elementos para avanzar, pero también habrá que hacerlo en cierto orden. En definitiva, los puzles llaman más la atención que antes y son más capaces de esbozar una sonrisa en el jugador.