Portada » Análisis » Klonoa: Door to Phantomile

Klonoa: Door to Phantomile

Klonoa aterriza en la Wii para salvar Phantomile, el mundo de los sueños. Un sueño que nunca se desvanece, ¿continuará brillando éste remake también en Wii?

Klonoa: Door to Phantomile - Análisis

Klonoa es un remake de un clásico de PlayStation con el mismo nombre. Se trataba de un plataformas con un planteamiento 2D pero con un entorno 3D, fórmula iniciada en esa generación que mantenía la jugabilidad clásica de los 16 bits, pero añadiéndole elementos 3D (como escenarios circulares o profundidades) para darle una, nunca mejor dicho, nueva dimensión a los tan manidos plataformas 2D. Y era un planteamiento que dio grandes juegos como la saga Pandemonium o la misma saga Klonoa, de cuyo primer juego es un remake el título que nos disponemos a analizar.

Klonoa: Door to Phantomile Wii

 

Fue en 1997 cuando las aventuras del gato orejudo Klonoa divirtieron a los usuarios de la primera consola de Sony obteniendo un gran éxito en las críticas de la prensa especializada de todo el mundo. 12 años después, volvemos a tener la oportunidad de disfrutar del juego ahora en nuestras Wii, con un apartado técnico mejorado y con algunos cambios más. Pero el juego sigue siendo el mismo. Y se agradece, ya que estamos ante uno de los mejores plataformas de Wii.

Ante todo, Klonoa es un juego muy sencillo de jugar. Se puede tanto con el Wiimote sólo como con la combinación Wiimote + Nunchuck. Sólo se dispone de dos movimientos básicos (saltar y disparar la bala de aire) aunque también podremos generar un tornado (completamente opcional para el desarrollo del juego y que nos servirá para marear a los enemigos). Durante nuestra aventura nos encontraremos con multitud de enemigos que tendremos que derrotar usando nuestra habilidad con el disparo de la bala de aire. Con esto básicamente hincharemos al enemigo y, si es lo suficientemente pequeño, lo podremos agarrar. Una vez agarrado podremos acabar con él de varias formas: lanzándolo, chocándolo contra otro enemigo o usándolo para realizar dobles saltos. Estos últimos se podrán enlazar si tenemos la suficiente habilidad atrapando enemigos y saltando para llegar a las plataformas más elevadas. Además, los enemigos usados como munición nos permitirán destruir huevos, los cuales contendrán objetos valiosos. Cabe destacar que, a pesar de tener el movimiento limitado a las 2D, a la hora de lanzar a los enemigos o de usar el disparo de viento podremos hacerlo en los 3 ejes  cartesianos sin problemas.

En el escenario recogeremos gemas, monedas, corazones u otros objetos, los cuales estarán encerrados en burbujas. Entre estos últimos tendremos relojes (que son una especie de Check Points), reliquias (que en realidad serán habitantes del mundo encerrados que tendremos que rescatar para desbloquear los secretos al final del juego) y multiplicadores de gemas que nos permitirán duplicar la cantidad de gemas que cojamos de forma temporal. Al llegar a 100 gemas obtendremos una vida igual que cuando cojamos una moneda plateada. Las monedas doradas nos darán 5 vidas y los corazones nos permitirán recuperarnos de los daños que podamos haber recibido durante el desarrollo del nivel. Uno de los cambios con respecto al original es que en lugar de tres corazones, dispondremos de seis (lo que rebajará sustancialmente la dificultad del juego).