Portada » Análisis » Kirby´s Dream Land 2

Kirby´s Dream Land 2

Los animales se unen a la aventura de la bola rosa más mona.

Kirby´s Dream Land 2 - Análisis

Kirby es uno de los personajes más adorables de la industria del videojuego, que lleva más de veinte años ofreciendo diversión a todos los jugadores, sobre todo a los amantes de los plataformas fáciles de superar pero algo más complejos de completar. En sus inicios nos brindó dos joyas, una para portátil y otra para sobremesa y, tras el éxito de ambos, apareció el tercer capítulo, que heredaba el título y consola del primero y las mecánicas jugables del segundo, creando así una experiencia muy positiva.

Así nace en 1995 Kirby´s Dream Land 2, un juego que crea escuela y que supone el inicio de la trilogía sobre Dark Matter, un oscuro enemigo cuyos poderes le permiten poseer a otros seres vivos. Pero nuestro protagonista en esta ocasión mantiene su capacidad para adquirir las habilidades de los enemigos que absorbe, y además está acompañado por tres animales que ofrecen una gran variedad de situaciones. Para que Kirby se haga con el control de éstos, tiene que liberarlos de sacos en los que se encuentran encerrados.

Los compañeros son: Rick el hámster, que ofrece un buen apoyo en tierra; Coo el búho, perfecto para el desplazamiento por el aire; y Kine, un pescado que nos lleva en su boca, haciendo que el movimiento subacuático sea más preciso. Por si fuera poco, si estamos con alguno de estos animales, los poderes adquiridos sufrirán modificaciones, por lo que la cantidad real de éstos se multiplica por tres. Además de este trío, también podremos rescatar de los sacos a dos materias oscuras en situaciones especiales, Gooey (que luego será personaje controlable en Dream Land 3) y Blob, amigables y sin una pizca de maldad.

En otro punto en el que se consigue un gran equilibrio es en el tema de secretos. En cada uno de los siete mundos de los que se compone el juego podremos encontrar siete gotas arcoíris que serán necesarias para descubrir el verdadero final del juego con un jefe extra. Para hallarlas tendremos que realizar combinaciones de animales y poderes concretas en ciertas fases, con lo cual tendremos que explorar todos los terrenos para darnos cuenta de lo que necesitaremos (a veces incluso en la misma fase tendremos que hacer varios cambios de poder).

En cuanto a la duración del juego, supera considerablemente la del primer Dream Land, aunque es algo inferior a la de Kirby´s Adventure. Los siete mundos ofrecen una variedad de escenarios considerables distribuidos en varios niveles. Además, disponemos de seis minijuegos a los que tendremos acceso tras derrotar a los jefes de mundo y, para poner la guinda y conseguir el 100%, deberemos además rescatar a las dos materias amigables. En su conjunto, una duración muy aceptable para una consola portátil en su momento y con guardado automático en el cartucho, lo que evita tener que hacerlo todo `de un tirón´. 

Kirby´s Dream Land 2

Tenemos por lo tanto un juego muy bueno y aceptable para todos los públicos gracias a su filosofía `fácil de pasar, pero algo más complejo de completar´, con la que se consigue un equilibrio perfecto salvo para los más habilidosos, que pueden encontrar en este título un paseo por el campo. Una curiosidad de este título es que, si es ejecutado en un Super Game Boy, ofrece imagen en color y un marco especial. Otro punto que cabe destacar es que para muchos puede ser el título de la saga principal más desconocido, puesto que hasta el año pasado no fue relanzado en la consola virtual de Nintendo 3DS y en el recopilatorio de Wii del vigésimo aniversario de la saga (inédito en Europa), mientras que el resto de juegos sí han recibido adaptaciones o remakes con anterioridad. 

¿Qué recuerdos tienes de Kirby´s Dream Land 2?