Portada » Análisis » Kirby and the Amazing Mirror

Kirby and the Amazing Mirror

Kirby llega a la Consola Virtual de Wii U con su aventura más abierta.

Kirby and the Amazing Mirror - Análisis

Kirby and the Amazing Mirror es uno de esos títulos que optaron por cambiar los fundamentos de una saga más que asentada en el mundo de los videojuegos, allá cuando salió hace una década para Game Boy Advance. Los jugadores recientes de Nintendo conocen bien a Kirby con los dos títulos para Wii y el próximo Kirby Triple Deluxe para Nintendo 3DS, pero aquí se encontrarán un título inusual dentro de la trayectoria del personaje más algodonoso de Nintendo.

Kirby and the Amazing Mirror

Hoy en día Nintendo parece haber asumido que la filosofía del juego portátil es radicalmente diferente al de los juegos de sobremesa. Los títulos deben ofrecer contenido fácilmente digerible, en pequeñas dosis. No es demasiado adecuado crear un juego con largos lapsos entre partidas guardadas o en el que el jugador se tenga que entretener demasiado en un mismo lugar. Píldoras cortas para trayectos cortos, que al cortar la partida porque llegas a tu destino no tengas la sensación de que has dejado algo a la mitad,

Kirby and the Amazing Mirror es todo lo contrario a esta experiencia portátil ya que estamos ante un juego que abandona las fases independientes y se centra en ofrecer un mundo totalmente interconectado, con un gran énfasis en la exploración y en el que hay que recordar de donde se viene y adónde se va para no perderse irremisiblemente por el camino.

Esto no quita para que sea un juego malo, sino todo lo contrario. Los elementos de cualquier Kirby están bien presentes, sólo que presentados de una forma novedosa que, dicho sea de paso, no ha sido frecuente en los nuevos lanzamientos del personaje, que han optado por continuar con la estructuración de niveles cerrados y dejar los enormes mundos para perderse para otras sagas.

Kirby and the Amazing Mirror

Es también un juego raro porque el Rey Dedede está ausente a lo largo de la historia. Al menos en esto Nintendo sí que hace tradición a que los juegos portátiles tengan ambientaciones diferentes al de los juegos de sobremesa, a fin de que no haya confusiones. Cambiamos Dreamland por Mirrorland, el mundo de los espejos, y para allá que va Kirby. Bueno, Kirby no, los Kirbys, ya que el malvado Meta Knight Oscuro ha dividido a Kirby en cuatro versiones, muy comprensible en su momento, ya que este juego permitía hasta el multijugador a cuatro bandas, multijugador que se ha perdido en el camino a la conversión para Wii U.

Por lo demás, estamos ante un título clásico de la franquicia. Kirby irá por los escenarios comiendo y tragando lo que pille y adquiriendo poderes mágicos en forma de gorros de todo tipo. Los hay de todo tipo como el Kirby rodillo, el Kirby cupido (el colmo de la monosidad, Kirby con alitas de ángel) o el Kirby cohete, con el que tendremos mucha libertad para surcar los escenarios a la vez que podremos romper objetos para seguir adelante.

Kirby and the Amazing Mirror

Visualmente estamos ante un juego precioso, lleno de colores y con nueve mundos diferentes muy variados y llenos de pequeños detalles. que se juega muy cómodamente desde la pantalla del Wii U Game Pad. La función de guardado rápido viene muy bien en este juego, aunque es un arma de doble filo, ya que su naturaleza laberíntica puede llegar a jugarnos una mala pasada si, por lo que sea, dejamos una partida a la mitad largo tiempo.

A grandes rasgos Kirby and the Amazing Mirror es una buena adaptación, al igual que el resto de los juegos de GBA que han salido para la Consola Virtual de Wii U. Es lo que hay, con todos los defectos y virtudes del sistema, pero que a Kirby le quiten lo bailao. Este es un buen juego, divertido, colorista y con un toque de dificultad extra basado en la exploración.