Portada » Análisis » Ice Cream Surfer

Ice Cream Surfer

Ice Cream Surfer, el último helado del verano.

Ice Cream Surfer - AnŠlisis

Ice Cream Surfer es el nuevo juego para la eShop de Wii U del estudio español Dolores Entertainment. Se trata de un arcade al estilo de la vieja escuela, como aquellos que podíamos disfrutar en las recreativas de los años 90, recreando incluso el estilo gráfico de antaño. Como en aquellos tiempos, se puede jugar tanto de forma individual como cooperativa con un amigo. Sin embargo, aunque la propuesta parece buena a priori, una serie de puntos oscuros hacen que la experiencia de juego de Ice Cream Surfer se derrita prematuramente.

Un helado sin azúcar

Lo peor de Ice Cream Surfer, con diferencia, es su nefasta presentación. No se trata de los sprites, que son estilo 16 bit pero de calidad más que suficiente, sino de todo lo demás. La fuente de textos es horripilante, recordando a la establecida por defecto en el popular programa RPG Maker y la pantalla de puntuación de final de cada nivel es igual de espantosa.

En la pantalla de inicio ya nos volvemos locos intentando adivinar qué botón hay que pulsar (es la X), pues no hay ninguna pista. Curiosamente, a la hora de seleccionar nuestro personaje pasan a estar habilitados todos los botones. Todo esto ayuda a potenciar la sensación de que Ice Cream Surfer es un producto de muy amateur.

Sin embargo, cuando empezamos la partida todo mejora significativamente.  Se puede mover al personaje por toda la pantalla con la cruceta, disparando hacia adelante con un botón y usando el ataque especial con otro. Todos los botones están mapeados de forma más o menos intuitiva, por lo que puedes jugar usando los gatillos o los botones XYAB, lo que más te apetezca. Se echa en falta, eso sí, el control con el stick, mucho más parecido al de las recreativas de los años 90 que la cruceta.

Ice Cream Surfer

Breve, pero intenso

El objetivo de Ice Cream Surfer es superar un nivel plagado de enemigos y derrotar al jefe final. Por el camino, los enemigos caídos dejan mejoras para el disparo básico en forma de helados, ayudantes con diferentes habilidades en forma de cucharas de helado, vidas extra, diamantes o letras para formar la palabra ICE CREAM.El juego consta de 6 niveles muy diferenciados. Cada uno tiene su propio jefe y su propio set de enemigos. Son bastante divertidos, pero se acaban muy rápido.

Por otro lado, hay cinco personajes bien diferenciados. Ace es el protagonista del juego, es un niño que viaja en un cucurucho y cuyo disparo normal no es muy potente, pero cuando se consiguen potenciadores se vuelve letal. Hima es un yeti que viaja en un frigopie y sus disparos son muy potentes en cortas distancias, pero en las largas pierden fuelle. Super Cream es una suerte de superman metido en un sandwich helado y es muy parecido a Ace, pero sus disparos son más rápidos aunque al potenciarlos pierden velocidad. Sailor Twister viaja en un pirulo de limón y dispara de forma oblicua, lo cual es una gran ventaja contra los enemigos que disparan en línea recta pero requiere calcular la trayectoria mejor.  Por último, Rei Tou es el samurai del grupo, que viaja en un helado para compartir y no dispara, sino que pega espadazos, por lo que es muy bueno en distancias cortas pero totalmente inútil en distancias largas. Unos personajes muy variados, quizá demasiado para un juego que dura apenas 30 minutos. Esto es suficiente para un arcade de recreativa, pero para un juego de sobremesa se antoja MUY corto. Duplicar o triplicar el número de niveles, o hacer tres pantallas por cada temática, hubiera ayudado a alargar el título y a mejorar significativamente la experiencia de juego.

Dejando de lado la nefasta presentación, Ice Cream Surfer está muy bien a nivel artístico. Cada nivel es completamente diferente y los sprites son muy vivos y carismáticos, lo que ayuda a disfrutar el juego más. La música es entretenida, aunque a veces los enlaces de los bucles no están bien hechos y se escucha un molesto click. Si no fuera por eso, la presentación y la fuente de los textos, Ice Cream Surfer podría haber destacado a nivel artístico.

Ice Cream Surfer

Ice Cream Surfer se derrite antes de que notes su sabor

Es una lástima, porque el juego no es malo de por sí y podría ser una opción a tener en cuenta, pero su nefasta presentación y su paupérrima duración hacen que cinco euros sea un precio excesivo para tan poco juego. En definitiva, es una pena que Dolores Entertainment no haya conseguido marcarse un título mejor, pero Ice Cream Surfer es un juego muy corto y mal presentado, por lo que debéis tener muy claro qué queréis antes de comprarlo. ¿Merece la pena pagar 5 euros por 30 minutos de juego?