Portada » Análisis » Ice Age 2: El Deshielo

Ice Age 2: El Deshielo

De la mano de Vivendi y los estudios FOX de animación viene la adaptación a videojuego de la película Ice Age 2: el deshielo, estrenada hace casi un año en los cines.

Ice Age 2: El Deshielo - Análisis

Los frutos secos estarán muchas veces a simple vista y otras veces nos obligarán a subir por enredaderas, saltar por riscos nevados o atravesar lagos helados. En este punto cabe diferenciar dos tipos de bellotas que tendremos que recolectar. Por un lado están las necesarias para abrir determinadas puertas y que nos llevarán a nuevas zonas. Su número no será muy elevado, pero será imprescindible recogerlas todas. Muchas veces, para hacernos con una será necesario participar en algún minijuego como encontrarla con un grupo de murciélagos trileros o jugar a los bolos con un grupo de sufridos pingüinos. El segundo tipo de bellota sirve sencillamente para desbloquear extras (bocetos de la película) en el menú principal por cada 1000 que cojamos.
 

Tanto los minijuegos que se nos presenten a lo largo de nuestra aventura, como el desarrollo de ésta en sí, están adecuados al nuevo control. La función de captación de movimiento se limita a realizar los ataques y a apuntar en el lanzamiento de piedras, una de nuestras armas. El salto se realiza con el botón A, el C está reservado a botón de acción y con las flechas del D-pad del wiimote controlaremos la cámara.
 
Lo cierto es que se echa de menos un poco más de esfuerzo en este apartado, sobre todo en momentos en los que nos deslizamos por toboganes de hielo, ya que nos moveremos con el stick del nunchaku, y habría sido más divertido hacerlo inclinando el wiimote. De igual forma, los minijuegos se limitan a apuntar con el wiimote. Muy sencillo.    

 En el apartado sonoro la música está sacada de la película pero, inexplicablemente, las voces de los personajes no son las originales, sino actores exclusivos del juego que tratan de imitarles. Sin duda alguna, un fallo gordo, pues éste es un juego enfocado, sobre todo, a los seguidores de Ice Age. Al menos podemos disfrutar el juego en un perfecto castellano, tanto en textos como doblaje.

Si algo hay que criticar a Ice Age 2, y lo que lo convierte en un juego para los más pequeños de la casa, es su cortísima duración. 4 horas bastan para superar todos los obstáculos con todos los extras desbloqueados. Si a esto le añadimos la ausencia de niveles de dificultad, obtenemos un juego que no invita cogerlo después de haberse superado.
 
 
En definitiva, un juego que si bien no es brillante técnicamente, tampoco decepciona y que está enfocado al público más infantil, no por su estética o temática, sino por su simpleza en el desarrollo y su corta duración. Eso sí, lo mejor de todo es que, entre niveles, nos enseñan los cortes de Scrat en la película: impagables.

Si eres muy fan de Ice Age o tienes pensado hacerle un regalo al pequeño de la casa es una buena compra. Es sencillo, divertido y muy bonito.