Portada » Análisis » High Strangeness

High Strangeness

Los 12 bits se estrenan en Wii U con High Strangeness.

High Strangeness - AnŠlisis

High Strangeness es un término comúnmente utilizado por los expertos en OVNIs para indicar la incapacidad de alguien para expresar su experiencia con extraterrestres. Y también es el nombre de uno de los últimos indies en llegar a Wii U, nacido de un pequeño grupo de desarrolladores que buscaron financiación en Kickstarter en el año 2009. Una época en la que no estaba tan de moda la plataforma de crowdfunding y no era tan usada por creadores de renombre como ahora. Tras seis años trabajando en su proyecto de ensueño, por fin ha llegado el momento de su lanzamiento en PC y Wii U. 

Un arsenal de andar por casa

High Strangeness comienza su historia con Boyd, un chico normal que simplemente va tras su gato huidizo. Todo cambia con la aparición de unos seres extraños y, linterna en mano cual barra de hierro, el protagonista se abre paso a golpe limpio mientras que explora lo que está ocurriendo hasta llegar a una trama mucho más grande, alternando de manera correcta una historia que engancha con golpes de humor o simplemente que saben quitarle seriedad al momento. Los diálogos no son muy largos y recuerdan a Link’s Awakening, con el que también comparte el idioma de texto, el inglés.

En cuanto a la jugabilidad, también comparte estilo con el título de Zelda mencionado, es decir, una aventura con vista cenital en la que hay botones para utilizar objetos y luego un menú para asignarlos. El protagonista tiene dos barras presentes en el HUD: la vida y la magia, que actúa como una barra de resistencia que al atacar se va vaciando pero se rellena con el paso del tiempo. Añadiendo así un factor más estratégico a los combates y que no todo sea golpear y punto, aunque al final la falta de variedad de ataques enemigos hace que la forma de combatir acabe siendo muy parecida todo el tiempo. Ambas barras pueden rellenarse también con objetos con forma de ojos que pueden soltar los enemigos al ser derrotados.

Los diferentes ítems del botón A tienen uso más allá de los combates para resolver los diferentes puzles que van apareciendo, aunque como apoyo a la hora de luchar sólo uno o dos serán realmente útiles. Todo recuerda mucho a Earthbound u otros títulos donde los objetos de la vida cotidiana son los que acaban salvando el día en lugar de un arsenal digno de militares, pero eso no evita que haya algún que otro elemento mágico de apoyo.  Lo interesante es que todas estas armas pueden mejorarse utilizando los mismos ojos que droppean los malos.

Dos estilos visuales, un viaje universal

Pero la mayor baza del juego llega cuando se permite la posibilidad de alternar entre dos estilos visuales sobre la marcha, uno de 8 bits y otro de 16, por lo que el juego ha sido bautizado como una aventura de 12 bits. El cambio obviamente va más allá de lo estético, provocando diferentes situaciones en las que hay que ir alternando para poder avanzar, para cambiar cómo funcionan las armas e incluso para eliminar a ciertos enemigos. Ambos estilos funcionan bien a nivel gráfico y, pese a que no hay una gran variedad de rivales, todo da la sensación de ser fiel a la época a la que usa como inspiración gráfica.

A nivel visual, además, hay que recalcar que siempre hay un marco negro ya que la pantalla del juego es el 4:3 estándar de hace más de una década. Lo mismo ocurre en el GamePad, cuya pantalla muestra lo mismo que el televisor, por lo que el Off-TV está más que implementado. Si se prefiere, también puede usarse el Pro Controller para jugar. Tanto si se usa el GamePad (con cascos) como si se juega en la pantalla grande, el apartado sonoro cumple muy dignamente para representar la rareza del juego y su estilo retro.

¿Merece la  pena High Strangeness? Su duración ronda las cinco horas, la aventura es algo lineal y no hay ningún tipo de extra post-game para alargar la vida del título, pero no por ello esto debe ser malo. Cumple de sobra con lo que promete y, teniendo en cuenta su origen y desarrollo, se ve el amor con el que se ha creado y la cantidad de referencias gamer que han sido bien colocadas. Merece como mínimo ser probado, ya sea ahora o quizá en alguna posible futura oferta.