Portada » Análisis » Harvest Moon Magical Melody

Harvest Moon Magical Melody

Desde las entrañas de NGC viene este remake del simulador campeste más famoso del mundo. ¿Qué tal le ha sentado el cambio a Wii?

Harvest Moon Magical Melody - Análisis

Lo mismo con mi perro, una fiel mascota que te regalan al principio. Le saco todos los días y lo llevo conmigo (a pesar de que cada rato tengo que pararme para que me alcance) le doy de comer y lo cojo en brazos. No me quiere. Mis pollos igual. Los alimento todos los días y los saco uno a uno (a los tres) a que les dé el solecillo. No aumenta la barra. Por favor, que alguien me diga qué debo hacer o, como poco, si hago algo mal que me lo digan para averiguar yo sólo cómo hacerlo bien, ¡pero que me den alguna pista!

Y ya el tema de las estaciones es la repanocha. Cada una dura treinta días, no tres meses. Ese dato no aparece en ninguna parte. Planté una cosecha de patatas el día 26. No me dijeron que el 30 era el último día de primavera y que entonces comienza el verano. Tampoco me dijeron que las plantas de temporada se mueren al cambiar de estación. Toda una cosecha perdida. Te armas de paciencia. Vas a la tienda y compras semillas para el verano. Las plantas y riegas con mimo. A los tres días viene un tifón y arrasa tu cosecha dejándote otra vez sin nada.

Así que tenemos un sistema de avance lento y horriblemente explicado. Si conoces los principios puede que tus comienzos sean más sencillos, pero siempre te tendrás que enfrentar al hecho de que es un juego poco variado, que se basa en la repetición de tareas y en dar vueltas, completamente perdido.

El último punto negativo del juego es la ausencia absoluta del online. Sería divertido un modo cooperativo más allá de una serie de minijuegos tontorrones e imposible control. Que un amigo regara mientras tú cortas leña, decorar tu casa con diseños propios o ajenos, encontrar en tu correo cartas o semillas de un amigo… Todo el componente social de Harvest Moon se reduce al pueblo offline, y ya se ha explicado la imposibilidad de establecer relaciones apropiadas con los habitantes.

En resumen: tenemos un juego no muy brillante de NGC que salió hace años reconvertido de forma desastrosa en un juego de Wii. Gráficos muy reprochables, control de Wii inexistente, sistema de juego confuso y que, a pesar de la supuesta amplia gama de actividades, se torna en monótono. Tendremos que esperar a Animal Crossing para ver de lo que Wii es capaz en simuladores sociales, mientras tanto tenemos My Sims, que supera sobradamente a este Harvest Moon. O tal vez el testigo lo recoja Harvest Moon: Tree of Peace, dondequiera que se haya metido desde el E3 2007.