Portada » Análisis » Harry Potter y La Orden del Fénix

Harry Potter y La Orden del Fenix

Por primera vez, EA pone todo el mágico mundo de Potter en tu mano en un juego por encima de lo normal.

Harry Potter y La Orden del Fénix - Análisis

La música es brillante, procedente de la batuta de John Williams (Star Wars, La Lista de Schindler, Nacido el 4 de Julio...) y orquestada. Las voces son las de los actores originales y se nota el esfuerzo de algunos por interpretar, no sólo leer el papel con las frases y cobrar el cheque.

Pero hay ciertos detalles que ensombrecen el resultado final de un juego que podría resultar bastante bueno. En primer lugar la historia, contada a trompicones y que si no has leído los libros o visto el largometraje no entenderás. Vale que se supone que este es un juego para los fans que han hecho todo lo anterior, pero hablo de hacer un trabajo redondo, sin fisuras.

En segundo lugar sería bueno corregir algunos bugs, como el que me ocurrió en una misión en la Torre del Reloj y tuve que reiniciar por "perder" una de las piezas del puzzle al atravesar una de las paredes del castillo, o los que ocurren cuando hay escenas interactivas y a lo mejor un personaje habla mientras medio cuerpo atraviesa una librería o está al otro lado de un muro.

También  se aprecian fallos de cámara, que normalmente se sitúa bien, pero que en un par de escenarios es sencillamente horrorosa y hará que demos vueltas como micos hasta encontrar la puerta. Son pequeños detalles que desmerecen el trabajo final.

Resumiendo, EA va por buen camino y ofrece un título que destaca entre la cantidad de adaptaciones mediocres de películas que pueblan el mercado. Sin embargo, se nota que es un trabajo al que le falta algo de tiempo. Con unos meses más estaríamos ante un juego muy notable. De todas formas entretiene, y si eres fan de Potter mucho más.