Portada » Análisis » Harry Potter y La Orden del Fénix

Harry Potter y La Orden del Fenix

Por primera vez, EA pone todo el mágico mundo de Potter en tu mano en un juego por encima de lo normal.

Harry Potter y La Orden del Fénix - Análisis

Análisis Harry Potter Wii

Mientras escribo estas líneas sufro empacho de Harry Potter. Por un lado la película, por otro el juego y en tercer lugar, el séptimo y teóricamente último libro de la saga (que estoy devorando con fruición). Esto lo último lo digo para dar envidia.

Harry Potter y la Orden del Fénix viene de manos de EA, poseedora de los derechos de explotación de la película. Esto significa que nos vamos a encontrar a los actores que encarnan a los personajes, las localizaciones, las voces de los dobladores... Un reflejo de lo que veremos en la gran pantalla, cosa que sin duda agradecerán los fans.

De acuerdo, Harry Potter y la Orden del Fénix no reinventa la rueda, pero supera a la media de las adaptaciones cinematográficas a las que la industria nos tiene acostumbrados. Especialmente mencionar el esfuerzo que se ha hecho en aprovechar el control de Wii, hace falta pulirlo, pero casos como el "Wingardium Leviosa" o las clases de Oclumencia son los que hacen que este juego gane puntos.

Visualmente el juego es agradable. Se ha puesto mucho ahínco en el Hogwarts virtual. Los escenarios son bonitos, pero se los podría haber detallado más y mejorado alguna textura. Los personajes están muy bien caracterizados y son fácilmente reconocibles, aunque las animaciones son algo rígidas y todos los personajes del juego siguen un mismo modelo. Esto se traduce en que todos los personajes se mueven, andan y corren igual.

Eso sí, no hay tiempos de carga. Bueno, por supuesto que los hay, pues Hogwarts es grande, pero están camuflados y se efectúan mientras transitamos por escenarios intermedios, tales como las escaleras centrales o el puente que nos lleva a los jardines del castillo. Reconoceremos estos tiempos de carga porque, de súbito, el framerate cae en picado y nos movemos a trompicones, pero personalmente lo prefiero a entrar por una puerta y pasarme varios segundos esperando con la pantalla en negro.