Portada » Análisis » Harry Potter y el Misterio del Príncipe

Harry Potter y el Misterio del Príncipe

Prepara la vuelta al cole. Y no te olvides de la varita y el caldero.

Harry Potter y el Misterio del Príncipe - Análisis

Los partidos de Quidditch hacen su primera aparición en Wii, y lo cierto es que a pesar de sus limitaciones se hace una de las experiencias más divertidas del juego. Cada partido tendrá dos fases, el calentamiento previo y el partido en sí. En las dos nuestro objetivo será perseguir la snitch por el aire, mientras esquivamos obstáculos y nos damos de golpes con el buscador rival. Básicamente el juego nos obliga a pasar por unos aros situados en un camino prefijado, que nos darán el impulso necesario para llegar a tiempo al final del recorrido. Todo el manejo se realiza mediante el puntero, y se hace más realista si sujetamos el mando con las dos manos, como si fuera nuestra escoba.


El mejor minijuego de todos son las Pociones, un añadido inevitable en esta entrega teniendo en cuenta la importancia que tienen en el argumento las clases de esta asignatura. Nos situaremos frente a un caldero rodeado de ingredientes, y tendremos que seguir una serie de instrucciones en un tiempo limitado para preparar la pócima de turno: verter ingredientes (agítese antes de usar, o no), avivar el fuego o remover. En todo momento la física de los objetos será nuestra aliada y nuestra enemiga, describiendo de forma dinámica los rebotes de los ingredientes en los bordes del caldero y las trayectorias que siguen al arrojarlos en su interior. Sin duda es la experiencia de juego más profunda que tiene este título, y completar algunas de las más complicadas puede ser todo un desafío, sobretodo cuando no tienes muy claro qué es lo que estás haciendo mal.

Más allá de los minijuegos y del argumento principal, tenemos pequeños extras y logros que ayudan a completar el juego. Escondidos por Hogwarts encontraremos emblemas y miniemblemas. Reuniéndolos desbloquearemos extras (personajes para el multijugador, nuevos duelos, etc), y su recolección nos amenizará los largos paseos por el castillo. Harry Potter y el Misterio del Príncipe también cuenta con las Insignias (que vienen a sustituir a los Logros de Xbox 360 y Trofeos de PS3). Estas Insignias se consiguen cumpliendo determinadas condiciones (ganar 10 partidos de Quidditch, no ser dañado en combate...) y no tienen ningún efecto en el juego salvo la gracia de conseguirlas.



Conclusiones


A Harry Potter le siguen lastrando los mismos defectos de su anterior entrega en Wii. Sus interesantes minijuegos no logran paliar su desarrollo monótono, sencillo y extremadamente breve. Si encima tenemos en cuenta que no lograr cumplir su principal propósito, que es acercar la película a la consola, debido a su pobre narrativa, tenemos un juego bastante mediocre que no nos da motivos de peso para adquirirlo. Sólo para los muy fans y a precio reducido.


Pros

+ El wiimando se porta muy bien en los duelos, los partidos y al preparar pociones.
+ Se mantiene el buen doblaje español de la película.
+ Hogwarts luce muy bien en Wii.


Contras

- En general es repetitivo y monótono.
- Las numerosas escenas de vídeo tienen una calidad muy pobre.
- Muy fácil, le hace perder todo el interés y el reto.
- Muy breve, en dos días lo tendrás en la estantería.