Portada » Análisis » HarmoKnight

Harmo Knight

¡Que el ritmo no pare!

HarmoKnight - Análisis

Game Freak es el estudio encargado de la saga Pokémon desde su nacimiento, es el universo al que le dedican casi todos sus recursos, limitando con ello la cantidad de juegos que realizan fuera de su archiconocida creación. HarmoKnight es uno de esos pocos privilegiados, una posibilidad para que el estudio pueda demostrar que sabe hacer cosas fuera de su saga estrella, y que las sabe hacer bien.

Si hay algo que de sobra se le da bien a Game Freak es crear seres muy variados y carismáticos, y en HarmoKnight vamos a observar un universo lleno de criaturas inventadas con un patrón similar: poseer rasgos musicales, con lo que tendremos cantaves, trompabuesos, plantas platillo y los disonoides, un ejército enemigo basado en el ruido. Melodia, el mundo en el que acontece la historia, es también un conjunto de localizaciones armónicas, formada por territorios en honor a cada género musical.

La historia del juego comienza cuando un meteorito cae en Melodia acompañado de los disonoides y nuestro protagonista, Tempo, tendrá que llevar un báculo legendario desde las colinas hasta la ciudad, donde deberá entregarlo a un guerrero digno de ser un HarmoKnight para que pueda combatir a los malvados. Por el camino se va a encontrar muchos problemas y él mismo tendrá que utilizar el báculo para defenderse de todos los enemigos a los que se vaya encontrando. Tempo deberá recorrer siete mundos musicales y llevar a cabo su misión, que no será tan fácil como en un principio parecía.

Los niveles de este juego se basan un poco en lo visto en Bit.Trip Runner, por lo que nuestro personaje avanzará solo y nuestro deber será atacar o saltar al ritmo de la música para golpear enemigos o esquivar obstáculos. Disponemos de corazones de vida, de manera que los adversarios nos los irán quitando si no los atacamos correctamente y, en caso de quedarnos sin ninguno, tendremos que repetir la fase. También nos veremos obligados a repetir el nivel si nos caemos en alguno de los abismos que debemos saltar, por lo que hay que estar muy atento, sobre todo en los últimos niveles, que nos sacarán de quicio en más de una ocasión.

HarmoKnight