Portada » Análisis » Gunman Clive

Gunman Clive

Por un puñado de euros.

Gunman Clive - Análisis

La eShop de Nintendo 3DS ha visto como la recta final de 2012 se ha convertido en un torrente de títulos llenos de originalidad, variedad y calidad. Pero entre todos ellos ha habido algunos se han visto injustamente solapados y un buen ejemplo de ello es Gunman Clive. Un western sencillo, lleno de plataformas, acción y un estilo muy singular.

Como dijo Mies van der Rohe, menos es más, y parece que este concepto se lo ha aplicado Bertil Hörberg a Gunman Clive. Jugando con esa aparente sencillez que desprenden los distintos personajes, objetos y fondos de su juego, pero que gracias a su efecto lápiz y al tono sepia que baña la pantalla, hacen que con poca cosa Gunman Clive sea gráficamente atractivo y lleno de personalidad.

 

Un viaje en el tiempo a la época dicromática de Game Boy, la misma en la que solo eran necesarios dos botones: uno para saltar y otro para disparar. Simple y sin complicaciones, como los juegos de la vieja escuela en los que se inspira como Mega Man o el mismísimo Super Mario Bros., con el clásico rapto de la princesa incluido.

Pero Gunman Clive no es ningún juego nuevo, sino una versión del ya visto para smartphones al que ahora se ha sabido adaptar a la pantalla superior de Nintendo 3DS, añadiendo un suave efecto en tres dimensiones que le da profundidad a los escenarios, situándolos a diversos planos.

La estructura del juego está dividida en un total de 20 pequeñas fases, repartidas en cuatro niveles y cada uno con su correspondiente jefe final. Siendo un juego de acción en 2D que poco a poco se va transformando en un plataformas. Al mismo tiempo que esto se produce, también se va originando una transición del western al steampunk. De los cowboys a los robots y otros elementos futuristas.

Gunman Clive

Pero no todo es positivo en Gunman Clive, porque ya sea por haber sido un juego concebido para smartphones o porque solo han sido dos las personas responsables del proyecto, el título de los Hörberg peca en su duración. Completarlo en dificultad normal no nos llevará más de 35 o 45 minutos. Pero a buen seguro que más de uno encontrará algún incentivo al intentar completar cada fase en el menor tiempo posible, así como también el volverlo a jugar con distintos personajes que aportan un toque diferente a su jugabilidad, especialmente uno de ellos.

Otro elemento básico y cautivador de Gunman Clive se encuentra en su banda sonora. Obra de Arne Hörberg, está compuesta por unos nueve temas muy pegadizos y con un aroma a retro que se ajusta a cada una de las 20 fases del juego.

Gunman Clive

En definitiva, es un juego sumamente corto, pero intenso, y lo sabe compensar con un precio muy atractivo. Porque los 1,99€ que cuesta en la eShop, cerca de 50 céntimos más respecto a su precio en otra tiendas digitales, y ya solo por su control o por la posibilidad de jugarlo en 3D, hacen de la versión para Nintendo 3DS de Gunman Clive la más interesante de todas y un juego muy a tener en cuenta dentro del catálogo de la eShop.

¿Qué te parece Gunman Clive para 3DSware?