Portada » Análisis » Guilty Gear XX Accent Core

Guilty Gear XX Accent Core

La saga de lucha 2D más conocida de los últimos años hace su primera entrada en Wii con la enésima revisión del Guilty Gear X original. ¿Estará a la altura?

Guilty Gear XX Accent Core - Análisis



Guilty Gear
supone la entrada en Wii del género de la lucha de toda la vida: la de los sprites, los personajes modelados en dos dimensiones y la de la pérdida total de la sensibilidad en los pulgares.

Con una estética anime y una historia encomiable, Guilty Gear se ganó el corazón de los jugadores gracias a una dificultad digna de la vieja escuela y una puesta en escena sin rival en todo el panorama de los juegos de lucha. El Accent Core que nos llega es una revisión del Guilty Gear X del 2003, con un par de personajes y escenarios más, pero con su sello de calidad inmaculado.

En una partida de Accent Core (si es que eres capaz de echarte sólo una) lo primero que te va a llamar la atención es el enorme tamaño de los luchadores: casi dos tercios de la pantalla de alto. Y no sólo eso, sino que su diseño es minucioso como pocos. El segundo detalle a destacar son los escenarios, en su mayoría ilustraciones con pequeños elementos animados en primer plano, de gran calidad.

Y cuando las familiares palabras “Heaven or Hell” marcan el comienzo del combate, los luchadores cobran vida y los efectos de luces se unen al bombardeo de color. Ver Guilty Gear en acción es una de las mejores experiencias que vais a tener en Wii.

La calidad de las animaciones es muy alta, como también lo es su número. Tendemos que tener en cuenta que hay una veintena de luchadores disponibles, todos distintos (MUY distintos, creedme) y aunque tenemos botones limitados y se repiten ciertos patrones en el control, hay que reconocer que la imaginación a la hora de diseñar ciertos luchadores como Faust, Potemkin o ABA no tiene límites. Cada personaje tiene sus propios movimientos, llegando en algunos casos a ser francamente espectaculares.

La música acompaña perfectamente a la acción, heavy puro y duro, un buen puñado de temas y a perderse entre los acordes mientras nos zurramos con todo quisqui. Los efectos sonoros son cumplidores, con los habituales estallidos, gritos, golpes y cortes. Las voces de los personajes se han mantenido en japonés. Aprovecho para destacar que absolutamente todos los textos de pantalla están en perfecto… inglés. No es que importe demasiado, sólo tenemos las típicas frases fanfarronas cuando nos derrotan, pero resulta curioso y nostálgico a la vez. (AYBABTU).


Ponerse a los mandos de Accent Core es como hacerlo delante de un Boeing 747: necesitas aprendizaje. Si es tu primera vez no vayas a ir a opciones y te pongas el nivel más difícil de los cinco que tenemos a elegir, sólo porque te gusten los retos. Si lo haces acabarás incrustado en el suelo, humillado por una niña con un ancla. Ni tan siquiera lo intentes en normal. Coge el luchador que más te atraiga y mira sus movimientos en el manual. Patada, Corte fuerte, Dust… Tienen que ser nombres que domines. Media luna hacia atrás con corte fuerte y Sol Badguy cargará hacia adelante y lanzará un uppercut devastador. Combínalo con dos cuartos de luna hacia delante mas corte débil y saltaremos con nuestro puño envuelto en llamas. Media luna de abajo - atrás - arriba y patada y realizaras una patada voladora en dos tiempos hacia delante. Cuando toquéis el suelo, cuarto de luna hacia atrás con Puñetazo y clavaremos nuestra espada en el suelo creando una onda de fuego. Justo antes de que vuelva a caer al suelo (y suponiendo que nuestro adversario no se haya recuperado o bloqueado nuestros ataques y nuestra barra de tensión esté lo suficientemente llena) cuarto de luna hacia atrás y luego delante más corte fuerte y combinaremos un poderoso gancho con un devastador ataque de fuego. Si lo conseguís le habréis quitado poco más de la mitad de la barra a vuestro adversario.