Portada » Análisis » Giana Sisters: Twisted Dreams

Giana Sisters: Twisted Dreams

El mundo de los sueños nunca fue tan retorcido.

Giana Sisters: Twisted Dreams - Análisis

Giana Sisters: Twisted Dreams es una de las últimas aventuras que ha aterrizado en la eShop de WiiU con muy bien pie después de haber sido financiada por Kickstarter. La idea de este juego es relanzar una franquicia que cuenta ya con dos entregas aceptables en Commodore 64 y Nintendo DS, aunque la primera de ellas, de 1987, tuvo varios problemas legales por ser una `copia barata´ de Super Mario Bros. En esta ocasión un nuevo estudio ha cogido los derechos de la franquicia y ha reunido a varios artistas que colaboraron en los anteriores para hacer un reinicio decente y que rebose frescura.

El argumento del juego es sencillo y únicamente sirve para darle algo de sentido al título, que bien podría ser de jugar y punto. Una noche, Maria, la hermana de Giana, es teletransportada misteriosamente al mundo de los sueños y nuestra protagonista decide lanzarse también para traerla de vuelta. Allí, un dragón secuestra a Maria y su única esperanza es Giana.

En este mundo de los sueños, un lugar de pesadilla y decrépito, ella tiene un extraño poder: es capaz detransformarse en una versión más macarra de sí misma y, con ello, cambiar el escenario en un lugar más colorido y bonito. Cada una de las `Gianas´ tiene un poder concreto, siendo el de la normal saltar un poco en el aire y planear y el de la chica mala lanzarse como una bala de fuego cual Homing Attack de Sonic.

Ambas pueden saltar y, obviamente, realizar el cambio de escenario/personaje en cualquier momento pulsando un botón (aunque si activamos el modo automático también podremos cambiar de mundo pulsando el botón de acción que corresponda a la otra versión de Giana). El cambio es excepcionalmente rápido; podemos pulsar el gatillo millones de veces seguidas y el juego lo hará sin resentirse ni un segundo, algo digno de elogio.

Además de todo lo comentado, cambia también la música, con un ritmo apropiado a la Giana que controlemos, teniendo al compositor original Chris Huelsbeck con las melodías más relajantes y a los metaleros Machinae Supremacy con versiones adaptadas a la protagonista macarra. Así, al cambiar de mundo, el tema que esté sonando continúa haciéndolo, pero cambiando su versión, algo que le da más consistencia al título.

Pero no sólo a nivel técnico se nota el cambio. Como ya hemos dicho, cada Giana tiene una habilidad y, además de eso, ciertos objetos del escenario se modifican. Tenemos por una parte gemas de un color que sólo un personaje concreto puede coger. Por otra parte hay elementos del escenario que se activan o desactivan, como puertas, puentes, trozos de suelo, pinchos u otros que tendremos que vigilar cuidadosamente en ciertas secciones que requieran varios cambios seguidos mientras planeamos (aunque las habilidades sean únicas de una Giana, mientras se están usando podemos cambiar de personaje y mantenerlas) o corremos y, por último, los enemigos, con demonios en un mundo y seres felices – pero que matan igualmente - en otro.

Giana Sisters Twisted Dreams

El desarrollo de Giana se compone de varias fases a lo largo de tres mundos, cada uno de ellos de mayor duración. El último nivel de cada uno de los tres tiene un jefe al final que nos pondrá en un aprieto, aunque por suerte hay varios puntos de control que evitarán que tengamos que repetirlo todo una y otra vez. Eso sí, a los más aventureros, una vez que completen los niveles de jefe del modo normal con ciertos requisitos, les espera un nivel difícil donde esos check-points no existen. Y ya si eres muy `hardcore´, tras el nivel difícil hay uno más complicado todavía donde morir una vez no te obliga sólo a repetir la fase como en el anterior, sino todo el juego entero.

Y es que es importante saber un detalle para comprender la dificultad: un toque, ya sea de enemigo, pincho, caída al vacío o cualquier otra cosa supone una muerte inmediata, salvo en varios niveles en los que encontramos una estrella que nos permite tener un toque más. Por lo tanto, Giana Sisters: Twisted Dreams puede hacerse complicado hasta en nivel normal, donde nos veremos morir en varias ocasiones para completar un tramo de nivel. Por suerte, existe para los no tan duchos un nivel fácil que hace la aventura más asequible.