Portada » Análisis » Geometry Wars Galaxies

Geometry Wars: Galaxies

¡Guerra! La República de una o dos naves se desmorona bajo los ataques de las hordas lineales del despiadado Conde Icosaedro. Hay miles de héroes en los malos, uno (o dos) en tu bando. El mal está por doquier, aunque sea rombos, cuadrados y triángulos.

Geometry Wars Galaxies - Análisis

La música mantiene el aire techno pesado-retro pero le viene al pelo tanto como los ruidos de láser, explosiones o naves. Hay un tema bastante pegadizo, aunque no molestarían 4 ó 5 más. En televisores de tubo desmerece algo la definición de los elementos, tan esencial en un diseño basado en líneas. Mejor entonces a 480p, aunque es un espectáculo de todos modos en cualquier pantalla medianamente grande.



Conclusión

Qué más se puede decir. Jugar a Geometry Wars en Wii es algo recomendable para cualquier tipo de jugador, da igual si lo has probado en las máquinas de Microsoft, en DS, en PC o en tu móvil. Vale para los padres que probaron aquellos arcade en los 80 y para los hijos que descubrirán un arte casi perdido. Los jugadores acostumbrados, aparte de nostalgia, tienen reto para (no) aburrirse y un ranking en el que hay que sudar mucho para alcanzar a un tal "Rudy" que es una máquina. El nuevo sistema de galaxias es mucho más accesible, el control merece la pena, los ayudantes son una genialidad y la cantidad de contenido justifica un ajustado precio de treinta y tantos euros, siendo además un paquete más completo que muchos juegos de géneros habituales.

Y al final, Galaxies es un gusto visual y jugable. Vicio básico para descargar adrenalina, reducir estrés o dejar la mente volar en un trance único.

explosion.jpg picture by CaVaYeRo

 
Segunda opinión, por Pedro Silva.

Geometry Wars para Wii es sin duda la mejor versión del juego hasta la fecha. Tan espectacular y estable como Retro Evolved y tan variado como el Galaxies de NDS. El control, aunque extraño al principio, es una delicia por su precisión. La enorme variedad de mundos del modo Galaxies, el modo cooperativo y los ayudantes mejorables aportan muchísima longevidad  a un juego ya de por sí adictivo hasta rabiar. Y para qué vamos a negarlo, es divertidísimo aniquilar a hordas de peligrosísimos rombos que nos persiguen mientras esquivamos naves rojas asesinas, a la vez que dos agujeros negros se combinan entre sí y explotan en un mar de luces de colores. Todo ello con la malla del espacio distorsionándose a cada disparo de nuestras armas y por el inestable pozo gravitacional de los agujeros negros. Sí, es algo que hay que ver para entenderlo, pero os aseguro que es sencillamente fabuloso. Geometry Wars es la prueba de lo mucho que se puede hacer a nivel visual en un arcade de los de antes con las consolas de hoy en día.