Portada » Análisis » Futuridium: EP Deluxe (Wii U)

Futuridium EP Deluxe

Dispara, media vuelta y ¡dispara!

Futuridium: EP Deluxe (Wii U) - AnŠlisis

Futuridium: EP Deluxe nos trae una buena dosis de acción, reflejos y estética entre retro y ochentera a la que acompañan además unas melodías electrónicas que, como el juego, a veces son mejores que otras.

30 años no son nada

Futuridium es un juego nuevo con todas las de la ley, sin embargo también se puede considerar, y así lo insinúa el título, como una entrega más de Uridium, título de acción y disparos que seguía las mismas mecánicas que el juego que hoy nos ocupa y que apareció por primera vez en 1986 en el Commodore 64.

Para esta (nueva) entrega que ya está disponible en la eShop de Wii U se nos ha brindado una historia, muy breve y sin razón de ser, pero que ayuda a colocarnos en el tiempo y en el espacio (¡juas!), aunque desde luego no habría hecho falta contarla, pero tranquilos porque no son más que un par de pantallazo con letras que no afectarán en ningún momento a la partida.

Siendo como somos pilotos de una nave espacial de repente nos vemos absorbidos por un loop dimensional justo antes de una épica batalla. Dentro de este loop, vórtice o como os apetezca llamarlo habrá, sobre todo, dos elementos a tener en cuenta: destructores espaciales del tamaño de una fase de Mario Bros. y cubos azules, indispensables para recuperar una energía que vamos perdiendo poco a poco y que, si se nos acaba, hará que digamos adiós a este mundo.

La comparativa con el juego del fontanero italiano no es casual, ya que aquí nuestras pantallas son esos destructores interestelares de enormes proporciones. ¿Recordáis cuando Luke se enfrenta a los Tie Fighters y a las torretas enemigas en la superficie de la Estrella de la Muerte? Algo así veremos aquí pero en modo pasillo y con colores chillones y horteras, pero que quedan la mar de bien.

Jugando a girar

Futuridium: EP Deluxe es un arcade y como tal se juega muy fácil, otra cosa es que haya que perfeccionar el pilotaje, pero para eso está la práctica.

Con el Wii U GamePad (tiene Off-TV Play), el Pro Controller o el Wiimote con su Classic Controller conectado podemos jugar a este Futuridium: EP Deluxe. Nos bastará con 4 botones y el stick, uno para disparar, otro para el turbo, otro para cambiar la vista (4 distintas) y por último y por ello el más importante, uno para hacer un giro de 180°.

Como ya hemos dicho, aquí lo principal es disparar a las cajas azules y evitar ser disparado. Estas contienen energía, necesaria pues la nuestra va disminuyendo paulatinamente, y una vez rompamos todas, tocará cargarse el núcleo, todo para pasar a la siguiente fase pero, ¿es posible cargarse todos estos orbes de una sola pasada? No, y para ello está el botón de giro, porque los destructores u otras zonas sobre las que volemos son finitas, así que habrá que volver sobre nuestros pasos, o investigar los bajos, que algunos contenedores están más ocultos que otros.

Para hacernos la vida un poco más fácil existen distintos power ups como un plus momentáneo de velocidad o la aparición de más bloques azules por unos segundos pero, ¿para qué romperlos? Pues para ganar una vida, ya que al llegar a un número determinado de “bajas” se nos recompensará con una, y creednos, las necesitaréis.

En Futuridum: EP Deluxe no es fácil morir; a veces ocurre, pero cuando hayáis echado unas cuantas partidas notaréis la diferencia, aunque sí hay varios caminos para ello. El principal aliado de la señora con guadaña es la falta total de energía, situación que se dará si no destruimos todos los depósitos de combustible y el núcleo a tiempo, en segundo lugar encontramos a los choques, pues no será raro darnos de bruces con algún muro al girar 180° a toda velocidad y ya por último están los ataques enemigos, láseres y cohetes principalmente.

Siguiendo con los giros, la mecánica de este juego tiene más miga de la que parece. Imaginaos un cubo gigante que se abre unos segundos y en su interior se esconden nuestros objetivos, ¿cómo maniobrar en un espacio tan pequeño? A base de pequeños giros, obviamente, una especie de zigzag adelante y atrás. Pues dejad de imaginarlo ya que es un jefe final del juego.