Portada » Análisis » Fun! Fun! Minigolf Touch

Fun! Fun! Minigolf TOUCH!

Minigolf para una tarde.

Fun! Fun! Minigolf Touch - Análisis

Uno de los equipos que más ha destacado en las plataformas de distribución digital de Nintendo es, sin lugar a dudas, Shin'en Multimedia. El Fun! Fun! Minigolf original fue precisamente el primero de los juegos desarrollados por este equipo para WiiWare y con el que ya destacó su motor, responsable de algunos de los juegos más vistosos de la tienda online. Fun! Fun! Minigolf Touch es el port para 3DS de aquel juego.

Hay que reconocer que los cuidados gráficos siguen siendo uno de los fuertes de este juego; pero debemos ser críticos, el trabajo que hay detrás es bastante pobre. No nos referimos al aspecto en sí, sino a la calidad de la propia adaptación. Los escenarios, aunque con buenas texturas, han perdido detalle y los jugadores han pasado de ser los trabajados modelados del original a versiones más planas que se acercan al aspecto de los Miis. De hecho, es posible desbloquear la posibilidad de jugar con un Mii, lo cual no nos parece ningún fallo; pero es un extra que podía haber sido mejor trabajado. Las animaciones son toscas y los rostros no cambian de expresión (ni con las caras por defecto ni con los Miis). Tampoco se salvan sus pobres 3D, que apenas consiguen dar sensación de profundidad. Todo esto deja una sensación de repescar el trabajo ya hecho, quitarle elementos y sustituirlos por un par de añadidos hechos sin esfuerzo para salir del paso.

Si esta vez Shin'en no puede presumir del trabajo realizado en materia gráfica, pasemos a la jugabilidad. Anuncian que el juego incorpora 81 hoyos. Aunque no deja de ser cierto, es una afirmación demasiado conformista. En un principio existen tres recorridos de 9 hoyos cada uno: el circuito americano, el asiático y el europeo. Estos primeros 27 hoyos recogen ideas variadas, aunque no hay ninguno que destaque por los elementos del escenario. Normalmente la dificultad radica en un par de obstáculos o en la cuesta que puedan incluir algunos hoyos.

No existe competitividad en estos circuitos, superarlos simplemente repercutirá en una cantidad de dinero que recibirás para invertirlo en la tienda y en medallas de bronce, plata y oro. No encontrarás ranking alguno, sino que tendrás una vaga marca de la mejor puntuación en el menú de selección. Esto hace que el verdadero aliciente para jugar sea desbloquear todo el contenido de la tienda. Allí puedes encontrar circuitos para la modalidad de “Golpes Acrobáticos”, en la que recogerás monedas repartidas por el suelo con un número limitado de golpeos y los circuitos para las copas Pro y Supercopa.

Aquí nos encontramos una de las mayores decepciones del juego. La Copa Pro y la Supercopa son versiones calcadas de los circuitos originales incluyendo algunas monedas y obstáculos. Es en este momento cuando desaparece parte del interés por seguir jugando pues esos hoyos extra no son más que nuevos modos de dificultad. Dificultad que, por cierto, no parece bien equilibrada, pues en algunos hoyos hacer Eagle o Albatross es fácil hasta en Supercopa mientras que en otros el Bogey está casi garantizado, siendo todo esto algo generalizado en los tres campos, sin llegar a obedecer una pauta razonable.

Trailer de 

Entre otros extras se encuentran nuevos palos, bolas adicionales para el modo “Golpes Acrobáticos” y efectos sonoros de 8 bits, que acompañan tímidamente al resto de la discreta banda sonora. Sin embargo, el juego carece por completo de multijugador.

No todo va a ser poner pegas. El control con la pantalla táctil da lugar a curiosas combinaciones con botones y stylus. Cada tipo de control permite un manejo completo del tiro; pero no cancela la otra variante. Personalmente, la mejor elección ha sido controlar la dirección con el pad y usar la táctil para marcar la fuerza del golpe. La cámara también presenta un control combinado; pero este resulta más torpe ya que divide la vista del jugador de la vista lateral del hoyo. Este modelo te bloquea la posibilidad de girar la cámara en un determinado eje cuando lo más útil sería una elección mixta.

Fun! Fun! Minigolf Touch termina siendo un juego que te dura una o dos tardes, lo que tardas en comprar todo el contenido de la tienda y completar todos los circuitos. Quedaría conseguir la medalla de oro en todos los circuitos (lo cual no es fácil ya que no hay marca alguna sobre la trayectoria tras un rebote); pero la repetitividad de los hoyos modo tras modo te quitará esa idea de la cabeza.

¿Y tú qué opinas de Fun! Fun! Minigolf Touch?