Portada » Análisis » Freakyforms Deluxe

Freakyforms Deluxe

Tu estilo es el protagonista

Freakyforms Deluxe - Análisis

Es complicado definir Freakyforms Deluxe. Por un lado , porque su propuesta es tan sumamente única que es complejo encontrarle un igual en la industria. Por otro lado, la experiencia de juego es tan personal, que cambia tremendamente de un jugador a otro.

En Freakyforms Deluxe hay que crear a los protagonistas, los árboles, las casas, el cielo... El juego comienza teniendo que crear a un personaje, un Formin, con unas instrucciones muy vagas y apenas un puñado de opciones. Unas patas, una boca y lo soltamos en medio de un planeta en scroll lateral.

Todo el control se hace a través de la pantalla táctil. Señalando una dirección el personaje se mueve. Manteniendo pulsado y moviendo, se quedará en su sitio, pero se estirará como un chicle. Finalmente, arrastrar y soltar hace que el Formin de un salto.

Analisis Freakyforms Deluxe

La primera incursión sirve para familiarizarse con el sistema de puntos de cada nivel, que permite adquirir bonus de movimiento, como supersaltos o más velocidad. Hay que andar mucho y comer muchas frutas, además de recoger muchas monedas. De vez en cuando el Formin pondrá un huevo. Estos huevos se podrán romper al final del nivel (que termina cuando se acaba el tiempo) para obtener aún más monedas.

La primera hora de juego se reduce a: crear un formin, jugar con él, crear otro formin. Así se van introduciendo distintos tipos de formas. Habrá un bicho con ruedas, mucho más rápido, otro con alas, que podrá volar... Se consiguen también los primeros bocetos para modificar el cielo, crear los árboles que decoren el planeta, las casas que decoren el fondo... También habrá nuevas piezas para los formines y el juego proporcionará a muchos nuevos, que mezclan profesiones, plantas y animales, como perros samurai. Y aquí es cuando uno se da cuenta del potencial creativo que tiene Freakyforms Deluxe. Y también es cuando es cuando uno se da cuenta de lo torpe que es creando formines.

Y entonces llega la primera mazmorra y aparecen modelos de formines gigantescos y llenos de matices. Las mazmorras cambian de tercio y proponen en una dinámica RPG en el que el formin aprende habilidades nuevas, sube de nivel y combate contra otros formines mientras hay que explorar la mazmorra y conseguir llaves para abrirse paso antes de que se acabe el tiempo.

A partir de aquí el juego adquiere una tónica que explota la vena coleccionista del jugador. Hay que seguir jugando para conocer al mayor número de formines posible para ser recompensados con sus modelos y obtener piezas nuevas para seguir creando formines. Hay algunas veces que se pide crear un formin nuevo a partir de una silueta y comparar ambos modelos. Si se ha hecho razonablemente bien, todas las piezas de ese modelo pasarán a gormar parte del inventario para crear nuevos formines.

Ferakyforms Deluxe también tiene un cierto componente multijugador, basado en la creación conjunta de formines con nuestros amigos, cada uno añadiendo nuevas partes, y en la posibilidad de compartirlos modelos que se tengan guardados en la memoria del cartucho.

Así pues, Freakyforms Deluxe es divertido en tanto os guste coleccionar y crear. La falta de imaginación o la torpeza de llevar a cabo vuestras creaciones puede pasar factura a un título que hace que el jugador se implique mucho. Herramientas tiene de sobra. Aparte de su editor, poco más que destacar, siendo los diferentes mundos y las mazmorras una excusa para conseguir nuevas formas para seguir creando.

¿Y vosotros? ¿Qué nota le ponéis a Freakyforms Deluxe?