Portada » Análisis » FIFA 10

FIFA 10

Llega a Wii el FIFA más arcade jamás conocido. Rápido, directo y sin complicaciones.

FIFA 10 - AnŠlisis

Hasta el nombre se ha dejado de coletillas de All-Play y tonterías de esas. Antes, FIFA ofrecía una simulación que, si bien no era la más realista, competía por serlo. Pero, bajo el lema de "Échate un FIFA 10" y una renovada estética, podemos irnos dando cuenta de que, como diría el bueno de Dylan, los tiempos han cambiado. Sí, las licencias oficiales se siguen manteniendo y contaremos con 30 ligas, más de 570 equipos y 12.500 jugadores de todo el mundo. Sí, pero todo será más rápido, más directo y con menos complicaciones. Sí, todo será mucho más arcade.

El nombre de los modos de juego también ha cambiado y el típico partido rápido se llama ahora "salta al campo" y el modo manager reconvertido, a su vez, ha sido convertido en un peculiar "elegidos para la gloria". Los nombres ya te avisan de que esto no es nada parecido a lo visto anteriormente: Ahora tendremos cámaras lentas en los tiros; Quick time events para parar y chutar las faltas, así como los córners; una barra indicadora de ritmo que al rellenarse mejora el rendimiento de los jugadores; cajas sorpresa para conseguir objetos para hacer tiros de fuego... uy, eso último se me ha colado.


No, no habrá tiros de fuego pero tampoco será sorprendente marcar faltas desde medio campo y cosas similares. Los controles se mantienen con respecto al FIFA 09, cambiando sólo en la realización de las faltas (en las que tendremos que agitar el mando en el momento oportuno -o pulsar un botón-). Seguiremos disponiendo de un amplio abanico de controles pudiendo usar Wiimote, Wiimote más Nunchuk e incluso mando clásico aunque nadie sabe por qué pero esta vez no han incluido la posibilidad de controlarlo con el mando de Gamecube (cosa que en el FIFA 09 sí se podía hacer). Volviendo al tema de los controles, ahora responderán mucho mejor que en la anterior iteración y el juego se hará sensiblemente más fluido. Los saques de banda así como las paradas de penaltis se realizarán mediante gestos con el Wiimote (si es que se utiliza) y, como siempre, podremos acceder al menú para hacer cambios en la dirección del equipo, ya sean para sustituir a un jugador, cambiar la estrategia, etc. Incluso podremos entregar el partido (que supondrá una derrota por 3-0 a tu equipo). La interfaz en general se ha vuelto más sencilla e intuitiva y, sobre todo, mucho más vistosa.

Los jugadores han mejorado su comportamiento en el campo, aunque a veces, al volver a su posición, podrán interferir con nosotros y quitarnos el balón (aun siendo de nuestro propio equipo). Un detalle es que ahora los tiros serán mucho más efectivos e irán, casi siempre, a puerta. Eso hace que un disparo desde medio campo pueda acabar en gol o en un rechace que nuestro jugador más adelantado pueda transformar sin problemas. Y aquí no influirá la dificultad que hayamos escogido (que podrá ser Fácil, Normal o Difícil). Igual que sucedió en el anterior FIFA, se ha incluido el control All-Play, llamado ahora Todos Juegan, en el cual sólo tendrás que estar pendiente de pasar, chutar y defender ya que la máquina controlará el movimiento de los jugadores.


Profundizando ya en los modos de juego, cabe destacar su escasez. Los minijuegos de fiesta futii y similares han sido erradicados. Sólo dispondremos de los modos “entrenamiento”, “salta al campo”, “elegidos para la gloria”, “torneo” y “online”. En el modo entrenamiento podremos tanto aprender a jugar como practicar jugadas maestras o determinadas facetas concretas del juego. El modo “salta al campo” será un simple partido amistoso, el “modo torneo” nos permitirá jugar una de las múltiples competiciones licenciadas de las que dispone el título y en el modo “online” podremos jugar contra otros jugadores del globo, sean amigos o desconocidos. Y lo mejor es que será a una velocidad increíble y sin problemas para encontrar rivales gracias a los fantásticos servidores de EA. Y sí, no nos hemos olvidado del modo “Elegidos para la gloria”. En éste, que como adelantábamos sustituye al modo manager, gestionaremos un equipo pudiendo fichar jugadores, mejorar el campo, cambiar las alineaciones, estrategias etc. Uno puede pensar que igual que siempre, pero cuando se entere de que Lionel Messi vale tan solo 20 estrellitas y de que Tote, delantero del Hécules C.F., vale 14 dos dudas le asaltarán: ¿Qué son las estrellitas? ¿Por qué la diferencia de precio es tan escasa?