Portada » Análisis » FIFA 08

FIFA 08

Electronic Arts ha dado el pistoletazo de salida en el camino de la innovación en el control de un videojuego de fútbol. Veamos el resultado.

FIFA 08 - Análisis

El último modo de juego, y el mejor, es el juego online. Gracias a los servidores de EA Nation FIFA 08 permite los enfrentamientos entre dos equipos a través de la red, en cada uno puede jugar uno o dos jugadores. El sistema online de Electronic Arts, mucho más avanzado que el de Nintendo, permite a cualquier jugador acceder -registrándose previamente con una dirección de correo electrónico- a diversas salas donde encontrar jugadores aleatoriamente con o sin restricciones, donde buscar a los amigos por su nombre, o donde crear tus propios torneos con tus reglas. Y también permite unirse a ligas internacionales. La conexión es rápida, a no ser que decidas cargar tus equipos, y los partidos son muy fluidos, ya que no se produce lag (pequeñas paradas) con regularidad. Una vez acabado el encuentro es posible echar la revancha al jugador, o ir a buscar un nuevo rival.

Métodos de control

Bien, ya sabemos lo que trae FIFA 08, pero cómo lo trae estar versión única para Wii. En qué se diferencia de forma auténtica. Pues en primer lugar en el modo de control. Ante la ausencia de un mando clásico, los canadienses han reducido el número de botones necesarios y los han sustituido por movimientos. Todo es sencillo de aprender y además viene acompañado de un amplio tutorial.

 El control del jugador queda reservado al joystick del Nunchaku, y la “Z” para hacerle correr. Sus piernas (pase, pase largo, tiro) al Wiimote. El principal atractivo está en el pase corto, que puede realizarse sólo con “A”, y orientando con la maneta como siempre, o dejando el botón pulsado y después “indicando” con el Wiimote hacia donde dirigir la bola (hay una tercera opción, que es usar la cruceta como director). Parece que de este modo se ganaría precisión, pero nada más lejos de la realidad, junto a la dificultad en la elección de pase, la tendencia será a usar el modo tradicional “pulsar y dirigir”. Caso a parte es que luego el jugador pase a quien tú deseas.

El siguiente cambio está en el tiro, que ya no será con un botón, sino moviendo rápidamente el mando de arriba a abajo para tirar a colocar, o de abajo a arriba para hacer un tiro potente. Todo aderezado con un buen efecto recogido por la inclinación del Nunchaku y una buena colocación dada con el joystick. Será necesario hacer movimientos rápidos para marcar goles, tarea que no es excesivamente difícil. Y la última novedad está en los regates, que se ejecutarán pulsando el botón “c” y haciendo algún gesto con alguno de los dos mandos.

¿Pero esto no es lo mismo de siempre? Pues más o menos sí, porque lo que Electronic Arts ha hecho ha sido traducir el control de siempre a esta nueva realidad, sustituyendo botones como los gatillos por movimientos sencillos y cortos. Y si hay que destacar alguna mejora, esa está en el tiro, que ahora hay que controlar en fuerza, dirección y efecto a la vez. Sobre los saques de banda… mejor no decir nada porque es perder aún más tiempo del que ya roban.

Por otro lado, el equipo ha instalado un modo de juego sencillo, llamado Family Play, en el que el jugador maneja, en teoría, los pases y los tiros, y la CPU se encarga de la estrategia sobre el campo. La idea es buena porque quizá alguien comience jugando así el juego y en pocos partidos le dé por enchufar el Nunchaku y acceder al control total. Pero el problema es que si tú no haces nada, la máquina también realiza los pases, así que mejor pones La Sexta y ves fútbol gratis, y los sesenta euros te los ahorras.