Portada » Análisis » Far Cry Vengeance

Far Cry Vengeance

Al fin tenemos nuestra pequeña ración de FarCry para Wii. Esperemos que hayan hecho un buen trabajo... ¿o no?.

Far Cry Vengeance - Análisis

Cuando Crytek mostró al mundo su motor gráfico Cryengine, todos quedaron asombrados por la tremenda calidad de dicho motor creado desde 0. Así pues, los chicos de Crytek decidieron desarrollar un título basándose en su propia tecnología. De ahí salió FarCry, el inicio de la franquicia tal y como la conocemos, originalmente para PC. Un año más tarde, Xbox recibió su ración de FarCry, lo que significó el paso de la saga a las consolas de sobremesa. Con otro título también para Xbox y otro más para Xbox360, el juego de Crytek se asentó como una de las grandes apuestas de los FPS. Ahora le ha tocado el turno a Wii.

 Viendo la evolución de los todos lo juegos de la desarrolladora alemana, así como las puntuaciones de todas las versiones en la prensa internacional, nos frotábamos las manos imaginando lo que Jack Carver junto al Wiimote podían dar de sí.
Las primeras dudas surgieron con unas capturas algo desaliñadas de la versión Wii. Es obvio que nunca llegará al nivel gráfico de sus competidoras en la actual generación, pero lo que se nos mostraba lo podía ejecutar perfectamente la generación pasada.

Una vez el juego en nuestras manos, la realidad y la calidad final del producto es aplastante. No por lo elevado de dichos factores, si no por todo lo contrario.
Gráficamente, el juego podía haber destacado hace 4 o 5 años, pero ahora resulta más un insulto para el comprador que un intento por mantener un nivel gráfico aceptable. Ver crecer la hierba a tu alrededor, así como las sombras, es algo que creímos haber dejado atrás hará un lustro. Las texturas son de una calidad ínfima y, si se permiten comparaciones, Wii Sports posee unas texturas muchísimo más trabajadas. Así como el framerate es inestable, llegando a veces a ralentizarse, aunque no en exceso. Pero cuando más se nota este cambio del framerate es al llegar a una playa y mirar al horizonte: el juego entonces gana de repente suavidad y una tasa altísima de frames por segundo; lo que se traduce en el poco trabajo dedicado por el equipo en equilibrar la potencia de Wii con su motor gráfico.
 Los personajes que aparecen el juego (enemigos, NPC, etc…) parecen rescatados de algún juego de 1998, con sus brazos y piernas pseudos-rectangulares, su animación estrambótica, dientes de sierra, etc… Lo “mejor” de este apartado son los juegos de luces, de los que a veces se aprecia un ligero bloom. Está claro que esta versión no aprovecha para nada el potencial de Wii,pues la programación original en Xbox se hizo mediante entorno DX, y al ser pasado a otro soporte totalmente distinto y sin ningún tipo de trabajo por parte de los desarrolladores, ocurren cosas como éstas.
Y qué decir de su Inteligencia Artificial (IA). FarCry Vengeance podría denominarse como el primer juego de su género: simulación del escondite. Hay momentos en los que mientras te enfrentas a tus enemigos, desaparecen entre la maleza, o dentro de las casas, y tienes que ir a buscarlos como si de un escondite se tratase. Por no mentar las veces que localizas a un enemigo y al ir hacia allí descubres que ha desaparecido y no sabes dónde ha podido ir. Teniendo otros buenos ejemplos en la consola de IA (véase Red Steel, CoD 3…) no se entiende la desgana o dejadez en este apartado;

  

Esa hierba acaba de brotar. Cual Pikmin 

Un punto a favor del juego es su correcto doblaje y traducción al castellano. Aunque hubiese sido mejor no saber muy bien qué se dice en el juego. Asistiremos a comentarios mordaces por parte de nuestros enemigos, tales como el clásico “¡Está ahí!” hasta el más tremebundo de todos ellos: “¡Eh, tú. Cara fantasma!”. De todas formas, nos cansaremos pronto de oír la escasa media docena de comentarios por parte de nuestros enemigos, oyéndose con más insistencia el más tremebundo de todos anteriormente citado. Los diálogos entre el protagonista y los personajes que aparecen en la historia tampoco tendrán desperdicio. Al menos, el ver como un enemigo ya muerto grita de dolor, nos alegrará la cara. Los sonidos de disparos y explosiones son simplemente correctos, llegando algunas veces a rallar lo monótono. La música no será una gran molestia dentro del juego, ya que la mayor parte de éste lo discurriremos sin ningún tipo de banda sonora que apoye nuestros pasos o disparos. Solo en los momentos “más tensos” se apreciará un hilo musical de fondo. Aún así, el apartado sonoro de este FarCry es de lo más corriente, no llega a destacar pero tampoco cansa demasiado.