Portada » Análisis » Family Ski & Snowboard

Family Ski & Snowboard

Nieve en el salón de tu casa.

Family Ski & Snowboard - Análisis

Los controles de ambas modalidades de juego, esquí o snowboard, son idénticos, y lo único que varía es la posición en la que tendremos que colocar la balance board y en que jugar con la cabeza girada a la pantalla es un pelín más incómodo que de frente, pero sin duda es una experiencia nueva y muy bien conseguida.

Al igual que ocurría con su predecesor, este título de Namco es uno de los pocos que permite usar a los Mii integrados en el juego. Si no queremos otro estilo, siempre podremos personalizar a nuestro esquiador. De hecho, muchas de las recompensas que obtendremos al superar determinados retos será la de ampliar las posibilidades de personalización, ya sea con nuevas tablas de snowboard, más ropa y demás.

Esta faceta de la personalización cobra especial importancia en los momentos en los que queramos jugar con nuestros amigos. Si usamos la balance board el juego podrá ser, como mucho, a tres bandas, mientras que si optamos por un control enteramente basado en wiimote y nunchaku podremos ampliar la experiencia a cuatro jugadores. Pero, admitámoslo, el fuerte de Family Ski & Snowboard no es el multijugador, ya que no es capaz de imprimir ni la tensión ni la diversión que se requiere a este tipo de títulos. Sobre todo porque el hecho de que sólo pueda haber una balance board conectada a la vez le quita bastante gracia al asunto.

Pero en contraposición a estos dos detalles tenemos uno de los mejores títulos de Wii en lo que a gráficos se refiere. Vale que la integración de los personajes en los entornos es un pelín forzada y que parecen como recortados sobre los escenarios, pero es que estamos ante unos paisajes y una nieve muy difíciles de superar. Ese brillo tan particular que tiene la nieve está perfectamente conseguido, ni un solo píxel, todo formas redondas, una iluminación soberbia y efectos de partículas cuando frenamos en seco y levantamos una nube de polvo de nieve... Juntad eso a un horizonte espectacular, que brinda paisajes de ensueño que os quedaréis mirando embobados cuando la cámara lo permita. Si tan sólo se hubiera trabajado un poco más el mencionado problema de recortado que tienen los personajes, problema compartido con los elementos de los escenarios con los que podemos interactuar, tendríamos de los mejores gráficos de Wii hasta la fecha.

En definitiva, un juego divertido y que continúa en la línea marcada por la primera parte, pero puliendo aún más el concepto. Los mejores paisajes de Wii mezclados con un control excelente y altas dosis de adicción. Para la balance board, la compra perfecta.