Portada » Análisis » Family Ski & Snowboard

Family Ski & Snowboard

Nieve en el salón de tu casa.

Family Ski & Snowboard - Análisis

Dicen que nunca segundas partes fueron buenas, y algunas, como Family Ski & Snowboard se encargan de coger este tópico y tirarlo directamente a la basura.

La apuesta es idéntica a su predecesor: esquiar. No hay situaciones raras o competiciones locas, sólo el placer sencillo de deslizarte a toda velocidad por una ladera de nieve virgen. En las dos montañas que tendremos a nuestra disposición (a modo de niveles de dificultad) podremos disfrutar de un breve descenso libre en el que recrearnos con un horizonte tan amplio como lejos llegue nuestra vista. Una nieve perfecta, brillante cuando sol se refleja en ella y que nuestro paso deja marcada con la huella de nuestros esquís o tabla de snowboard. Cuando llegamos a la estación, es la hora de hablar con la gente que hay desperdigada por ahí.

Algunos simplemente se ofrecerán a acompañarlos, tendremos a los monitores de turno para practicar los movimientos más difíciles, habrá fotógrafos que nos permitirán hacer hermosas fotografías para mandarlas luego a nuestros amigos y, por supuesto, estarán aquellos que quieran poner a prueba nuestras habilidades, bien sea en carreras en las que prima la velocidad o bien recogiendo ítems por un circuito, en el que lo importante sea nuestro control de los saltos y giros.

El control no ha cambiado y ni falta que hacía. Las acciones son muy intuitivas, tanto las obvias de movimiento con la balance board como las que implican el uso de wiimote y nunchaku. Se ha incluido la posibilidad de saltar, poniéndonos rápidamente de puntillas sobre la balance board, movimiento que también será necesario si queremos no pegarnos un buen morrón cuando caigamos desde mucha altura, a fin de amortiguar la caída.



Los movimientos que más trabajo nos darán serán las piruetas, el aspecto más difícil de dominar de todos. Mediante combinaciones de botones y gestos con los mandos, seremos capaces de ejecutar las más impresionantes cabriolas. En las pruebas que así lo requieran tendremos que ejecutar combos y aprovecharnos del entorno para conseguir la mayor puntuación posible. Barandillas, saltos, toboganes... todo es susceptible de ser usado para hacer un 360º seguido de un tirabuzón y medio antes de caer al suelo grácilmente (o de bruces a comer nieve, que todo es posible).