Portada » Análisis » Family Ski

Family Ski (We Ski)

En pleno verano se inaugura la temporada de esquí 2008 en tu Wii. Aprende sin dificultad a manejarte genial... con las manos.

Family Ski - Análisis

Es algo original y quizás contraproducente que el planteamiento de juego sea completamente libre. Original porque los demás juegos suelen estar  más sujetos a un desarrollo marcado y aquí tienes desde el principio (como en la realidad) una estación completa que explorar. Habrá que encontrarse con mucha gente que propondrá muchas misiones, desde carreras hasta secuencias de saltos o envíos de hamburguesas antes de que se enfríen. Hay fotos, vídeos de repetición, consejos y muchos grupos dando clase a los que molestar un poco. De forma subliminal, el paso por cada pista se va midiendo en calidad, precisión o velocidad, otorgando constantemente una nota según la actuación. Todo sirve para coleccionar estrellas y poder comprar una barbaridad de elementos para personalizar tu personaje (o Mii) e ir desbloqueando aún más y más accesorios, casi una tienda de esquí para ti solo. Lo contraproducente es que no hay reto alguno si no lo buscas (y lo encuentras), no hay nada que hacer (más que esquiar) si no vas tras ello, y eso puede echar para atrás tras los primeros compases. Pero es que forma parte de toda la filosofía del juego.

Existe un listado de misiones disponible desde el menú (de las que hayas sacado antes) para hacer de acceso directo a pruebas rápidas, una forma algo más tradicional que también se da a la hora de pasar el rato personalizando al monigote. Aparte queda el modo multijugador, donde cuatro esquiadores pueden pasar la tarde en la estación para demostrar su destreza a pantalla partida. Un añadido que se agradece, pero que en un juego de sentir la nieve empeora la experiencia por el tamaño y refresco de las cuatro pantallitas.


De hecho, a pantalla completa este Family Ski se defiende bastante bien. La sensación de velocidad ni siquiera pretende ser vertiginosa (no lo esperes, ¡podrías asustarte!), pero la de deslizamiento está conseguida con suavidad. Las zonas con polvo lo levantan al derrapar sobre ellas, mientras que las más heladas dejan ver realistas brillos en el terreno, según la luz. Luz que está bien aplicada tanto en el día como en la noche (¡quién pudiera en la realidad!) y que afecta correctamente a unos elementos muy sencillos pero que encajan con harmonía, incluyendo Miis y personajes propios. Lo mismo se puede decir de la música, variada y apropiada para la ocasión.

Con ese control tan bien planteado en las manos llegábamos ansiosos a la parte de los pies, a darle algo más de uso a una Balance Board que ya nos ha servido para fundir los récords del eslalon de esquí y snow de Wii Fit. Pues bien, la implementación sólo se ha pensado para virar. Lo hace muy bien, sí, pero la BB da para mucho más y el cuerpo te lo pide… sin encontrarlo. El chuss podría ser ahora agachándose (incluso marcando el punto idóneo como en el juego de Miyamoto), los saltos podrían detectar el equilibrio en el aire, el juego podía pedir que nunca te echaras hacia atrás… y mil cosas más que no están incluidas y que dan que pensar que la BB se incluyó a última hora para aprovechar el tirón. Es triste que se haya desaprovechado un potencial tan bien demostrado en Wii Fit, que habría hecho que el poco reto que plantea el juego, lo limitado del tamaño de su estación o que sólo exista para esquiar porque sí, fuera algo mucho más divertido, interesante y atractivo para dominar. Te verás queriendo ir más rápido, agachándote e inclinándote para luego recordar que sigues teniendo que girar las muñecas para que funcione: un sinsentido. Te bajarás de la tabla y el juego se pausará. Buen detalle, ¿y ahora qué?


Conclusión
Por mucho calor que haga en la época que sale, Family Ski deja un poco frío. Se disfruta mucho contando sólo con los mandos manuales, pero se siente muy incompleto jugando con los pies. Un concepto muy resultón y bien programado que habría sido un muy destacado del catálogo ajustando algo más ese podo-control y el precio. Si pasas de la Balance Board y eres un amante del esquí, échale unas bajadas para al menos pasar un rato agradable y fresquito.