Portada » Análisis » Facebreaker K.O. Party

FaceBreaker K.O. Party

El nuevo sello de EA saca sus primeros proyectos, ¿Es Facebreaker otro comienzo?

Facebreaker K.O. Party - Análisis

Sólo dos tipos de golpes normales, alto y bajo, dos tipos de parada y un ataque especial por luchador, que no es otra cosa que un golpe normal, potenciado y con nombre chulo, como los productos de los mercados de derivados que han dado al traste con la economía mundial.


Aunque es cierto que el juego está pensado para ser jugado con amigos. Lo que pasa es que los amigos son más listos que la CPU, aunque no tan infalibles. La sucesión de contraataques aquí acaba cuando empujas al otro contrincante (o él a ti). Risas hay, pero no creo que fuera ese el espíritu que EA intentó inculcar en Facebreaker. Lo mejor que se puede decir de este título es que visualmente cumple sobradamente, con unos buenos modelados, expresiones faciales notables y personajes muy grandes.

 Con un control demasiado simplificado, las estrategias para alcanzar la victoria son pocas. Eternas secuencias de contraataques, intentar adivinar por donde viene el golpe y una ridiculez de golpes especiales. Se queda corto y acaba siendo un 'agitamandos'.

La mejor alternativa que tienes es el Super Smash Bros. Brawl, con el mismo espíritu divertido y accesible, pero superior en todos los aspectos. Para lucha más seria tienes Dragon Ball Z Tenkaichi 3 y ya, en 2D, Guilty Gear Accent Core, con todo el sabor de la recreativa. Si os gustan los clásicos, tenéis medio catálogo de SNK en la CV, además de los eternos Steet Fighter.