Portada » Análisis » Excitebike World Challenge

Excitebike World Challenge (Rally)

Nintendo trae a la Consola Virtual una de sus sagas más antiguas en un juego que,  tan sólo por 1.000 puntos Wii, nos transportará a un pasado bastante entretenido.

Excitebike World Challenge - Análisis


Hace la friolera de 26 años salió al mercado, de la mano de Nintendo, un título de carreras de motos que sin hacer mucho ruido terminaría permaneciendo en la memoria colectiva del mundo de los videojuegos. Excitebike se caracterizó por ofrecer escenarios llenos de saltos y obstáculos, y por tener un sistema de control en el que el manejo del equilibrio de nuestra moto era esencial para no acabar en el suelo, con la consecuente pérdida de tiempo en las carreras.

Tras un notable paso por Nintendo 64 en entornos 3D, la franquicia había quedado bastante olvidada, sin ninguna mención que pudiese hacer pensar que volvería, con la salvedad de las reinterpretaciones del concepto que supusieron ExciteTruck y ExciteBots, ambos para Wii. Y sin embargo hace escasos días sale para WiiWare esta nueva entrega con las motos, que recoge todo lo que el primero ofrecía, con un agradable lavado de cara, una jugabilidad a prueba de bombas directamente portada de los orígenes de Excitebike, pero también con algunas ausencias.


Hablando ya del título en sí, jugar a Excitebike World Challenge es tan sencillo como hacerlo a su antepasado de NES. Siendo un juego de carreras de motos de scroll lateral, agarrando el mando de Wii en posición horizontal, utilizaremos el botón 2 para  acelerar, el 1 para el turbo, arriba y abajo en la cruceta para cambiarnos de carril y así evitar obstáculos, y derecha e izquierda para estabilizar a la moto en cualquiera de las decenas de saltos que encontraremos en cada carrera. Puede parecer sencillo, pero el juego tiene su miga, y a algunos les costará hacerse a la dinámica de caer de forma perfecta para conseguir turbos, adaptarse a las pendientes para no hacer volcar el vehículo o esquivar a los adversarios en el último momento.

El juego a nivel visual es agradable. Las pistas estarán localizadas en diferentes zonas del mundo, lo que influirá estéticamente en ellas, pero no a nivel jugable. Reseñable el circuito de Madrid, con banderas de España y toros pintados en las paredes. ¿Alguien dudaba que no incluyeran algo así en un circuito basado en este país? Los modelados de las motos son sencillitos, pero cumplen a la perfección. En cuanto a la música, más dosis retro. Muchas vienen directamente de la versión de NES, remozadas para la ocasión, pero sin abandonar ese sonido a era de 8 bits.


¿Fallos en Excitebike World Challenge? A una duración muy muy breve, se ha de sumar la inexplicable ausencia de un mutijugador aunque fuera para dos en pantalla partida, cuando sin embargo sí que existe la posibilidad de jugar a través de la Nintendo Wi-Fi Connection. Esta decisión no es muy acertada, sobre todo si tenemos en cuenta que no tanta gente se conecta online para jugar a juegos de WiiWare, por desgracia, y un modo multijugador local habría sido lo que este juego necesitaba para alargar su vida útil, que más allá del modo campaña con sus apenas 16 circuitos y su complejo editor de niveles, no tiene mucho que ofrecer.

En definitiva, un buen resurgir de la saga, fiel a lo que fue y bien llevado a cabo, pero con unas carencias en cuanto a opciones de juego que, por desgracia pero inevitablemente, le hacen bajar enteros.