Portada » Análisis » Etrian Mystery Dungeon

Etrian Mystery Dungeon

Un Mystery Dungeon con la piel de Etrian Odyssey.

Etrian Mystery Dungeon - AnŠlisis

El año pasado nos llegó el casi sobresaliente Persona Q, un crossover desarrollado por Atlus nacido de la unión de la jugabilidad de Etrian Odyssey con el carisma de la saga Persona. Para esta ocasión, Atlus se ha aliado con Spike Chunsoft para dar lugar a otro excelente crossover: Etrian Mystery Dungeon, un Dungeon Crawler Roguelike donde exploramos mazmorras laberínticas y cambiantes, que ponen a prueba nuestra pericia en combates tácticos por turnos y nuestra capacidad para gestionar recursos.

Bienvenido a Aslarga

Etrian Mystery Dungeon empieza con un aventurero cualquiera llegando al pueblo de Aslarga, atraído por el peligro y el misterio de las enigmáticas Mystery Dungeons. Nada mas llegar conocemos al maestro del gremio que rápido y sin preliminares nos lanza a la primera mazmorra.

Terminado el tutorial, donde nos explican los controles básicos, volvemos al pueblo para conocer los diferentes distritos y crear nuestro gremio asi como configurar a nuestro grupo.

En Etrian Mystery Dungeon controlamos a un grupo de un máximo de 4 personajes. Hay un total de 10 clases para elegir, a saber Landsknecth, Protector, Gunner, Runemaster, Medic, Dancer, Hexer, Ninja, Sovereign y Wanderer, todas ellas en ambos géneros y con varias configuraciones de color. Todos estos personajes así como sus árboles de habilidades vienen directamente de la saga Etrian pero adaptados al nuevo estilo de juego.

Cada personaje tiene habilidades únicas y está mas enfocado a un rol en concreto dentro del grupo, de esta forma, un Landsknecth es un guerrero cuerpo a cuerpo que se encarga de hacer daño, un Crusader cuenta con habilidades defensivas que atraen la atención del enemigo, un Runemaster descarga ataques mágicos sobre los monstruos y el Medic los mantiene con vida. Al elevado número de clases hay que añadir la posibilidad (y necesidad) de especializar la selección de habilidades dando lugar dentro de una misma clase a personajes totalmente diferentes y contribuyendo a una enorme variedad de configuraciones. El primer reto es crear un grupo equilibrado capaz de sobrevivir en las mazmorras.

Un entorno que nos resulta familiar

Tradicionalmente, cuando en un Etrian Odyssey creabamos nuestro grupo incial este permanecía inamovible hasta el final. Etrian Mystery Dungeon introduce una serie de ideas originales de modo que los personajes de reserva son mas importantes que nunca. Más adelante hablaré acerca de las misiones de rescate y los fuertes.

El pueblo es el eje central de la aventura y desde donde podemos acceder a las diferentes instalaciones a través de un menú. Si bien en apariencia es igual que en cualquier otro Etrian Odyssey, podemos encontrar alguna novedad interesante. En Kasumi´s Inn es donde ponemos a buen resguardo nuestros objetos y dinero, así como el lugar donde se guarda la partida. Si lo que queremos es comprar y vender objetos, Chano Retail ofrece una selección de la gran variedad de armas y armaduras con las que cuenta el juego. Al vender los materiales adecuados, se desbloquean nuevas y mejores piezas de equipo. Otra opción es la de forjar efectos especiales en armas y escudos como pueden ser veneno, resistencia a un elemento, más vida, etc, lo cual viene limitado por el número de huecos de la pieza, o mejorar dichas piezas para aumentar sus parámetros.

No puede faltar la taberna, Amber Restaurant, lugar de encuentro donde podemos escuchar conversaciones de los lugareños y lo que es mas importante, acceder a las misiones secundarias.

Las misiones secundarias son abundantes pero repetitivas y algunas de ellas dan acceso a nuevas mazmorras. También podemos degustar los platos de Nirarlda para obtener mejoras temporales durante la exploración. Existe contenido adicional via DLC que añade unas misiones secundarias que en resumidas cuentas facilitan el juego añadiendo dos monstruos especiales que dan experiencia y oro y tres tipos de comida para aumentar experiencia, oro y evitar la pérdida de objetos. Son gratis de forma temporal y luego pasarán a ser de pago, en cualquier caso, son DLCs absolutamente prescindibles.

En Explorers Guild gestionamos todo lo referente al gremio y la creación de personajes mientras que en Magan´s House accedemos a las misiones principales y el desarrollo del pueblo. Es un sistema muy acertado por el cual mejoramos lo que nos ofrece cada distrito y su desarrollo viene limitado por la progresión en el juego.Y ya solo nos quedan Stein Labs, donde se recoge la información de nuestros descubrimientos y Skyship Port, donde la aventura comienza y partimos hacia lo desconocido.

Conoce a tu creador

La saga Etrian siempre ha buscado la jugabilidad por encima de la trama y eso también se ve reflejado en esta ocasión. La historia queda en segundo plano, avanza tímidamente después de cada misión principal y su objetivo es darnos una excusa para explorar. No obstante, lo que nos cuenta tiene cierto interés y se guarda alguna sorpresa. Aunque el juego nos llega en inglés, no resulta complicado seguir la historia dada la reducida cantidad de diálogos.

Llega el momento de pertrecharnos, rezar una oración y entrar en las mazmorras para enfrentarnos a un juego difícil pero sin llegar a los extremos por los que es célebre Etrian Odyssey. Aquí los errores se pagan caros y la derrota conlleva un castigo severo. Al morir perdemos todos los objetos, una pieza de equipo aleatoria de cada personaje y gran parte de nuestro dinero, lo que nos deja un agradable regusto a peligro constante. Hay dos formas de evitar la debacle: retirarnos a tiempo o mandar un equipo de rescate. Si contamos con un grupo de reserva preparado, podemos entrar en la mazmorra para rescatar a nuestro grupo caído y evitar la pérdida de objetos.

Desde una perspectiva cenital en tercera persona exploramos las mazmorras misteriosas que dan nombre al juego. Haciendo honor al título, éstas se generan de forma aleatoria. Esto significa que cada vez que entremos en una mazmorra los niveles, salas, pasillos, tesoros y enemigos cambian, lo que en principio da lugar a una rejugabilidad virtualmente ilimitada. En las mazmorras hay multitud de enemigos, tesoros y objetos para recoger, así como peligrosas trampas y emboscadas, sin embargo, se echa en falta algún tipo de puzzle. Como es lógico, el mapa de la pantalla inferior se dibuja automáticamente.

El sistema de combate es muy completo, con un ritmo pausado que recompensa la estrategia. Hay que tener en cuenta que, aunque en un primer vistazo no lo parezca, es un juego por turnos donde cada acción representa uno, si movemos a nuestro personaje, el enemigo también se mueve y si no hacemos nada tenemos todo el tiempo del mundo para pensar. En principio solo controlamos al líder mientras la IA se encarga del resto de personajes, pero podemos cambiar de líder en cualquier momento y hacer uso de una serie de comandos especiales denominados Blast para ganar control temporal sobre todos los personajes, entre otras cosas. Esto cambia en las batallas contra jefes donde tenemos control total. La amplia variedad de acciones que podemos realizar trae consigo una interfaz compleja a la cual tardamos en acostumbrarnos.

El juego adopta la figura del clásico FOE de una forma tan natural que encaja a la perfección. Los DOE, nombre que reciben en este juego, son monstruos excepcionalmente fuertes cuyo único proposito es ir ascendiendo en las mazmorras hasta llegar al pueblo y arrasarlo. Enfrentarse a un DOE y sus secuaces no es solo complicado, sino tedioso ya que la única forma de dañarlos es causando determinados estados alterados. Algo que al principio es interesante pero a la larga resulta molesto.

Aquí entra en juego lo que mencionaba al principio del análisis. Etrian Mystery Dungeon introduce la genial mecánica de los fuertes. Los fuertes son estructuras que podemos construir en las mazmorras y sirven a varios propósitos. En primer lugar, son nuestra línea de defensa contra los DOE; cuando un DOE alcanza un fuerte, lo destruye y vuelve a las profundidades. En segundo lugar, podemos apostar a un grupo para defender el fuerte contra los DOE, lo que les proporciona una bonificación e incluso equipación y, además, todos los personajes asignados a un fuerte ganan experiencia. Por último, constituyen un elemento clave en la exploración. Construir fuertes proporciona un punto geomagnético que podemos usar para abandonar y retomar la mazmorra desde ese nivel, movernos entre fuertes y hacer avanzar el tiempo para emboscar a DOEs en combates de hasta 8 personajes. Además, construir un fuerte bloquea los cambios aleatorios en la estructura y da información de las zonas circundantes.

La sombra de la mazmorra es larga

Si hay algo que ensombrece la experiencia en Etrian Mystery Dungeon es, sin duda, la inteligencia artificial. La IA es mala, pero como en todo, hay diferentes niveles de maldad. En algunas situaciones parece que juegue en nuestra contra; varios ejemplos: en los pasillos, los atacantes a distancia no atacan; en combate, priorizan el uso de objetos para curar e insisten hasta que te rindes y les dejas usarlos (aunque tengas a un Medic perfectamente capaz), usan reiteradamente habilidades innecesarias o desproporcionadas para la situación hasta que te quedas seco y reza para que no se separen porque se dispersan como borregos en todas las direcciones haciendote pasar un mal rato tratando de juntarlos. Dicho esto, casi todos problemas son salvables simplemente cambiando de líder en el momento oportuno o haciendo un uso adecuado de las habilidades especiales Blast que ofrecen control sobre el grupo. También podemos bloquear habilidades para que no se usen automáticamente.

Gráficamente, el juego luce bastante bien. El diseño de los personajes y fondos es precioso y el salto a los modelos en tres dimensiones con estilo chibi (cabezón) le sienta como un guante. También es de agradecer que haya un modelo diferente para cada arma y escudo (que no son pocos) aunque no sea así para el resto de piezas. Por su parte, las mazmorras son variadas, vistosas y detalladas, destacando el gran trabajo que se ha hecho con el más que notable generador de mazmorras aleatorias para que nunca tengamos la sensación de pisar siempre la misma sala. Como punto negativo, el uso del efecto estereoscópico es prácticamente nulo.

El apartado sonoro no se queda atrás ya que contamos con Yuzo Koshiro, compositor de Etrian Odyssey. Temas antiguos y composiciones nuevas se unen para crear un ambiente memorable. Existe un pequeño defecto en este apartado relativo a la música circunstancial. ¿Os imagináis una melodía de combate que no acaba nunca? Sería agotador y es lo que ocurre después de derrotar a un DOE o superar una emboscada. La música no vuelve a lar normalidad hasta que no cambiamos de planta.

Conclusión

Etrian Mystery Dungeon es el ejemplo perfecto de cómo dos sagas tan parecidas pueden dar lugar a una fusión perfecta que gustará a los seguidores de ambas. El acabado visual y sonoro de Etrian Odyssey sumado a la jugabilidad de Mystery Dungeon crea un juego muy divertido, adictivo y duradero. Para los que no esteis familiarizados con estas sagas, sabed que es un juego difícil, pausado y estratégico que nos da una gran sensación de satisfacción al avanzar pero que viene lastrado por una IA no del todo buena y puede hacerse repetitivo dado el tipo de juego que es.

En definitva, Etrian Mystery Dungeon es un muy buen título y, sin duda, el mejor Dungeon Crawler Roguelike que ha salido para Nintendo 3DS.