Portada » Análisis » Endless Ocean 2: Aventuras Bajo El Mar

Endless Ocean 2: Aventuras Bajo el Mar (Forever Blue 2: Beatiful Ocean)

Nintendo y Arika vuelven a ofrecer una experiencia única en un título que mejora todos los pequeños fallos de su predecesor, realizando un gran aporte al catálogo de Wii.

Endless Ocean 2: Aventuras Bajo El Mar - Análisis


Por otro lado tenemos la abrumadora cantidad de fauna que puebla las diferentes aguas por las que bucearemos. Siguen llevándose la palma los modelados de todos los animales, desde los moluscos más pequeños, hasta las mastodónticas moles que constituyen las ballenas. Sigue estremeciendo ver aparecer con su característico nadar las siluetas de varios tiburones desde la lejanía, sigue  abrumando ver a un banco de rayas nadar alrededor de una ubicación, sigue emocionando nadar al lado de cualquiera de los enormes cetáceos. Además, existirán animales con su propia denominación de origen, animales especiales dentro de sus especies, que llevan este aspecto un poco más allá. Mención especial tiene, por ejemplo, Tanatos, un tiburón blanco de enormes dimensiones que a más de uno pondrá los pelos de punta. Y por supuesto, toda esta experiencia no sería posible si acompañado de esto no fuera una recreación soberbia de los movimientos de cada animal.


Para poner la guinda a un pastel ya de por sí jugoso, Arika vuelve a deleitarnos con una banda sonora que bien podría venderse en un disco aparte. Melodías tranquilas en brillantes arrecifes poblados de pequeños peces multicolor se mezclan con otras más serias y misteriosas en los bordes de abismos oscuros, cuevas remotas o entornos nocturnos. En el caso de Endless Ocean 2, la música ayuda a que toda esta obra goce de momentos especialmente emotivos. Sin duda, una sabia elección de temas, que sin embargo pueden llegar a hacerse repetitivos para aquellos a los que no les guste el estilo particular de la banda sonora. Eso sí, es imperdonable que se haya eliminado la posibilidad de poder cargar nuestra propia banda sonora desde una tarjeta SD. Era un gran añadido en la primera parte que no debería haberse descartado, siendo este aspecto en lo único que este título cede terreno ante su primera parte.

En definitiva, Arika lo ha conseguido de nuevo. Bucear por las profundidades con Endless Ocean se vuelve a convertir en una experiencia única, tranquila, pausada. Encenderemos la consola con la intención de darle quince minutos, y la apagaremos probablemente a la hora y media. Claro está que no todos entenderán el ritmo del juego, y aunque los nuevos entornos ofrecen más emociones y peligros que en la anterior entrega, la finalidad sigue siendo disfrutar de las inmersiones, aunque esta vez algo más guiado por un hilo argumental. Quienes disfrutaron de la primera parte, adorarán esta segunda, pese a que echarán de menos cosas como añadir canciones de nuestra cosecha. Quienes no le cogieron el gusto, difícilmente redimirán a la saga con esta segunda parte. Lo que está claro es que con Aventuras bajo el mar, la saga se consolida como una apuesta sólida con unos contenidos que, en ámbitos generales, desbordan mimo y buen hacer por todas partes.


Gracias a Orion, dornop y strunfer por las imágenes que acompañan a este texto. Agradecemos a todos los revogamers del hilo de fotos de Endless Ocean 2 su participación.