Portada » Análisis » EA Playground

EA Playground

El nuevo party game de EA sorprende con su frescura, pero se queda a medio camino en su intento por convertirse en el rey del patio en Wii.

EA Playground - Análisis

Hay un total de 24 pegatinas doradas que representan a cada niño con su respectivo deporte (hay 3 pegatinas de cada deporte salvo algunos, que tienen 4); y dos o tres retos por niño, más el encuentro final con el rey de las pegatinas. El mundo se divide en tres zonas algo pequeñitas, en las cuales hay otros tantos minijuegos como botar un balón de baloncesto, encestar canastas o cazar bichos y en los que tendremos que buscar canicas para comprar nuevas habilidades para los deportes.


Y aquí viene uno de los principales errores de concepto del juego. Si bien por el género parece una experiencia de fácil avance y simple, el hecho de tener que buscar los retos por el patio hace que se vuelva lioso al principio y tedioso al final. Por suerte, el patio es muy pequeño aunque esto es debido, principalmente, a la escasa extensión del juego, ya que apenas hay niños-reto para justificar un tamaño más grande de éste.


Eso sí, el diseño artístico del resultado es bastante bueno, aunque la música es algo escasa. Los modelos de los niños son muy buenos y se ven en la pantalla sólidos y definidos, a un nivel más que aceptable. Los escenarios son amplios y bastante bonitos. Muy imaginativo en su conjunto y, como colofón, durante el juego apenas hay tiempos de carga. La música se hace algo repetitiva, sí, pero cumple su cometido. Además, existe la opción de desactivarla.

En la parte literaria observamos que los diálogos de los diferentes niños son bastante divertidos, algunos rozan el surrealismo y, además, las voces que les acompañan, en un idioma bastante raro, por cierto, lo hacen todavía más cómico. Seguro que arranca una sonrisa a más de uno.

Por otro lado, el juego en Multiplayer es divertido, pero la falta de componente estratégico de algunos juegos hace que la mayoría de veces gane el jugador que tarde más en cansarse. Además, hay poca variedad de situaciones y un testimonial e inútil modo campeonato, que es como el modo libre pero limitando el número de partidas y diciendo al final quién ha ganado más. Estará pensado para los que nos falla más la memoria, supongo. O, tal vez, para que no haya discusión sobre quién ha ganado más partidas. Pero vamos, podría haber sido mucho más estimulante y no el simple contador que es.


Concluyendo, EA Playground es una gran opción dentro de su género, aunque peca de ser muy repetitivo a pesar de su escasa duración. La poca profundidad en los diversos juegos y que su multiplayer no sea más variado empañan el resultado final de un videojuego que, a pesar de todo, sigue siendo más que recomendable.

En lo positivo tenemos:
- Un bonito aspecto visual, acompañado de un acabado bastante cuidado.
- Cada juego es completamente distinto a los demás.
- Muy divertido en su primera toma de contacto.
- Hay juegos que merecen realmente la pena (la tula de dardos y el de los aviones, por ejemplo).

En lo negativo, en cambio:
- Muy corto y, a pesar de ello, repetitivo.
- En general, la I.A. es bastante pobre.
- En el patio, el control es bastante malo y su planteamiento se hace algo lioso al principio y tedioso al final.
- Hay juegos que, por su falta de contenido estratégico, se hacen aburridos al poco tiempo.