Portada » Análisis » EA Playground

EA Playground

El nuevo party game de EA sorprende con su frescura, pero se queda a medio camino en su intento por convertirse en el rey del patio en Wii.

EA Playground - Análisis

  

Todos hemos ido al colegio alguna vez en nuestra vida. Muchos hemos jugado a hacer aviones de papel, al balón prisionero, al fútbol, al voleibol, etc. Pues bien, EA Playground es un videojuego que pretende emular la vida en el patio de un colegio. Siguiendo la estela de muchas obras inspirados en el primogénito de Wii, Wii Sports, EA Playground nos presenta varios juegos, cada uno de su padre y de su madre.

Nada más adentrarnos en el juego, crearemos un perfil escogiendo a uno de los niños disponibles y podremos iniciar la partida de un solo jugador, una multijugador o una partida rápida, a parte de consultar los perfiles y ver los extras. Jugando a un jugador, comenzaremos y un niño nos dirá que tenemos que conseguir todas las pegatinas doradas que tienen los chavales que nos retarán a los diferentes jueguecitos. Y sin más preámbulos, comenzará nuestra aventura para conquistar el patio.
En la primera toma de contacto, notamos que el control es bastante simple, pero la posición del mando no es la más idónea y se hace bastante caótico. El mando se coge en posición vertical y mueves al personaje con la cruceta, haciendo las acciones con el botón A mientras que con el B pones en orden la cámara. Bastante incómodo para ser un juego que usa tan pocos botones. Sin embargo, tras dar un par de tumbos contra las paredes, conseguimos hacernos con el manejo de nuestro personaje. Observamos entonces que la calidad visual del juego es muy elevada, aunque se echa en falta el uso de Miis aunque, por otro lado, que nuestro personaje pudiera tener bigote o barba sería algo bastante pintoresco.

Entonces comenzamos a buscar los distintos retos que hay en el primer patio. Sí, los retos hay que buscarlos, machacando así el concepto inicial que tenemos para un videojuego de este estilo (que es el de partidas rápidas y sencillas) y convirtiéndolo en un videojuego con cierto componente de exploración. Wiimotes a la obra y empezamos a jugar y, vaya, ¡si va a resultar que es muy divertido! Y es que cada uno de los siete diferentes juegos es un mundo aparte, se hace un buen uso del wiimote, la dificultad es asequible y, como si de la guinda del pastel se tratara, hay diferentes retos una vez vencido cada niño. Vamos, que la cosa promete.

Pero, cuando llevamos dos horas jugando y vemos que ya hemos completado el 60% del videojuego y que, para más inri, los retos son siempre los mismos para cada juego variando solamente la dificultad según el niño que te los plantee, nos damos cuenta de que se queda corto. Y es una lástima, ya que se pierde una rejugabilidad y profundidad que se veía al alcance del wiimote. Una verdadera lástima.

Los juegos disponibles son los siguientes:
  •  Pelota Presa: Un juego bastante divertido al principio, desesperante más adelante, que consiste en golpear un balón atado a un palo y que éste dé varias vueltas en tu sentido favorable mientras que el rival intenta justo lo contrario. Es un juego perfecto para agotarse físicamente ya que el consiste básicamente en hacer aspavientos con el mando en el momento adecuado.
  • Rebote: El típico frontón con agujeros negros, power ups y demás parafernalia que acaba convirtiéndose en un generador de partidas infinitas. Como el anterior, golpear es cuestión de agitar el wiimote en el momento correcto.
  • Balón Prisionero: El clásico juego de matar, muy original en concepto cuyo control no termina de convencer. Te mueves como en el patio, pulsando B cuando te lanzan una pelota la puedes recoger salvado a tus compañeros eliminados y lanzas el balón si lo tienes o esquivas en caso de no tenerlo agitando el mando. Puedes hacer fintas también agitando el aparato a la vez que tienes presionado algún botón de la cruceta.
  • Tula de dardos: Viene a ser el Time Crisis (juego de disparos con movimiento sobre raíles) particular del EA Playground. Sin duda, uno de los más divertidos.
  • Aviones: Se trata de atravesar un área en forma de pasillo con tu avión de papel. Tiene un control muy bueno ya que hace que sientas en tu wiimote cómo mueves el planeador. Sin duda, uno de los mejores.
  •  Carreras de Slots: El típico escalextric. Una carrera de cuatro jugadores por unas pistas llenas de power ups y acelerones o frenadores. Buen concepto, pero es seguramente uno de los peores.
  • Fut-voley: Un juego curioso de fútbol y voleibol mezclado, como dentro del propio videojuego dicen, con técnicas ninja. Al principio se ve genial, pero debido a la escasa I.A. de tu acompañante se vuelve bastante soso al cabo de unas partidas. Interesante en concepto, errado en ejecución.