Portada » Análisis » Dragon Ball Z Budokai Tenkaichi 3

Dragon Ball Z: Budokai Tenkaichi 3

Goku y cía vuelven a Wii para luchar en casa y a distancia. Veamos si han evolucionado para bien.

Dragon Ball Z Budokai Tenkaichi 3 - Análisis

También han cambiado los modos de juego. El modo historia es ahora sensiblemente más corto. Recreamos las batallas más famosas de las diferentes sagas, no como en el anterior, que librábamos cada combate, por insignificante que fuera. Además, ya no hay cabida para las personalizaciones de nuestro luchador, sino que siempre combatiremos con los personajes normales. Los combates son ahora mucho más largos (y destacamos aquí los tiempos de carga, donde se ha hecho un trabajo soberbio) e introducen pequeñas secuencias de diálogo que pueden desembocar en cambios de luchador o en (el aspecto que menos me ha gustado) la ejecución de una técnica que acaba con el rival de un solo golpe. Vale que sigue el desarrollo del anime, pero quiero hacerla yo, no que dándole al 1 mi luchador la haga de forma automática y se acabe todo. En este caso creo que hubiera sido mejor rescatar el sistema del Tenkaichi 1 en el que tenías que acabar algunos combates con una técnica determinada o si no, no superabas el escenario.

Sin embargo, este sistema trae su contrapartida positiva, y es que los combates de ataque con los de "aguanta el chaparrón, que ese bigardo te funde" se entremezclan sin aviso ninguno y el juego no se hace repetitivo.

Al modo historia se unen el modo de torneos (5 diferentes con sus respectivas dificultades), el modo Sim Dragon, en el que cogeremos a un personaje y lo entrenaremos en un curioso juego de estrategia por turnos para luego luchar contra un adversario, el modo duelo (el clásico P1 vs. COM o P1 Vs P2) y la tienda con las personalizaciones de nuestros personajes, mucho más elaboradas y en la que podremos ampliar las posibilidades de mejoras de los luchadores con puntos y luego comprarles los famosos pendientes potala, que ahora compensan sus mejoras con penalizaciones, aumentando el componente estratégico.

Y dejo en último lugar el modo exclusivo de este Tenkaichi 3 para Wii: el online. Se supone (repito, se supone) que podremos jugar tanto con códigos de amigo como buscar adversarios desconocidos en batallas normales, con personajes personalizados o jugándonos puntos para subir en el ranking mundial. Por mi experiencia en juegos online puedo aventurar que el modo de lucha contra desconocidos tiene de media latencias de más de 5.000ms. Esto se traduce en que cuando tú le das a un botón el personaje responde 5 segundos más tarde. Y eso TODO el rato. El resultado es que es completamente imposible jugar en condiciones. La cosa debería mejorar al usar los códigos de amigo. Mejora, sí, ¿pero se le notan 20 kilillos de menos a una persona que pesa 300? La infraestructura online de este título es, sencillamente, desastrosa.

 

Resumiendo: Tenkaichi 3 es un gran juego de lucha que mejora cosas respecto a la entrega anterior, pero son los cambios mínimos exigibles después de un año de experiencia en la plataforma, nada que sorprenda. Y eso sí, para los estadounidenses la BSO es la que ellos conocen y les parecerá lo mejor y ya digo que en sí misma no es mala, pero si los japoneses disfrutan de su BSO original: ¿por qué los europeos, que vimos (y que muchos seguimos viendo) la serie hace quince años con su musiquita original no podemos? ¿Por qué se nos dice primero que sí, que nuestro mercado es prioritario, y luego se nos abofetea de esa forma? ¿Hay que recordar que este tipo de juegos nacen por y para el fan service? Inexcusable, a quienquiera que sea el responsable. De igual forma, inexcusable lanzar un juego con posibilidad de juego online y que este resulte ser una verdadera bazofia.