Portada » Análisis » Dragon Ball Z Budokai Tenkaichi 3

Dragon Ball Z: Budokai Tenkaichi 3

Goku y cía vuelven a Wii para luchar en casa y a distancia. Veamos si han evolucionado para bien.

Dragon Ball Z Budokai Tenkaichi 3 - Análisis

 



Cuando analicé el anterior Tenkaichi le puse dos grandes pegas: la BSO y que careciera de modo online. El pasado agosto fui a la presentación del título en la GC de Leipzig con una pregunta en especial en mente y se la formulé a Ryo Mito, productor de Dragon Ball Z: Budokai Tenkaichi 3: ¿Tendremos los europeos BSO japonesa? La contestación me sorprendió por su claridad y contundencia: Sí, Europa es un mercado prioritario para nosotros.

Ahora, seis meses más tarde, tengo que pediros disculpas a todos, rectificar esa noticia y unirme a las legiones de fans decepcionados (solo que ahora, además, cabreado porque se ha convertido en algo personal) por culpa de la decisión de incluir, una vez más, la BSO estadounidense, que no es mala, pero no es lo que al fan europeo se le prometió. Muy mal hecho.

En cuanto al modo online que se ha incluido: ¿cumple las expectativas? Saldremos de dudas en breve.

En apariencia, Tenkaichi 3 supone una mejora respecto a su predecesor. Personajes mejor definidos y con colores más nítidos, escenarios muchísimo más trabajados con fondos prerrenderizados y unos efectos de luces con un acabado excelente, en especial en las auras al recargar Ki y en los rayos de energía. Las animaciones también han mejorado y es bastante sorprendente el trabajo de personalización de los más de 130 luchadores, eliminando en su mayor parte la sensación de "clon" que destilaba el Tenkaichi 2. Ya no hay caídas del framerate y, en su mayoría, se han solventado los problemas de cámara, convirtiéndose ahora en una anécdota puntual. Eso sí, seguimos sin progresivo y 16:9, aunque en el segundo caso apenas se nota, ya que las franjas negras son muy estrechas. Esto no quita para que nos preguntemos en qué se han invertido los meses de retraso (recordemos que la versión para PS2 salió a finales de noviembre).

No se puede mostrar la imagen “http://www.revogamers.net/images/screenshots/5663.jpg” porque contiene errores.

 

Respecto al apartado sonoro poco hay que añadir a lo dicho antes. Voces tanto en inglés como en japonés y efectos sonoros sacados de la serie: nada ha cambiado.

El verdadero cambio que trae la nueva entrega de Dragon Ball se nota cuando coges el wiimote y te plantas delante de tu Wii, dispuesto a salvar el mundo. Resulta curioso ver cómo grandes sagas de la lucha han ido evolucionando a partir de un esquema invariable, introduciendo mejoras y añadidos, pero sin tocar la base. Tekken 2 y Tekken 5 (también Street Fighter, por poner un ejemplo con aún más años) se juegan básicamente de la misma forma. No es el caso que tenemos entre manos.