Portada » Análisis » Dragon Ball Z: Budokai Tenkaichi 2

Dragon Ball Z: Budokai Tenkaichi 2

La serie anime por excelencia llega a Wii obligándonos a levantarnos del sillón para pelear de verdad. Descubre a Goku y compañía con el Wiimote.

Dragon Ball Z: Budokai Tenkaichi 2 - Análisis

 

 

Uno de mis recuerdos de infancia más queridos era la vuelta del colegio. Mi madre ponía en mis manos un bocadillo de mermelada de fresa con queso (cada cual tiene sus manías) y yo me sentaba delante de la “tele” para ver la serie del momento: Dragon Ball. Pero la historia no acabó bien y cancelaron la serie antes de que acabara (MUCHO antes de que acabara), así que tuve que esperar unos cuantos añitos (seis, más o menos) hasta que la repusieron, esta vez por las mañanas.
Ya era mayor, iba al instituto y las chicas habían dejado de ser el enemigo para convertirse en… el enemigo, pero religiosamente ponía el vídeo a grabar por las mañanas y, de vuelta de clase, veía mi capítulo de Dragon Ball con mi bocadillo de mermelada con queso.

 Dragon Ball ha batido todos los récords, tanto por su longevidad y tremenda frescura, como por su capacidad de romper las fronteras culturales. De ella se han hecho innumerables objetos de deseo y se siguen vendiendo mangas, figuritas, camisetas y, por supuesto, videojuegos. Desde los tiempos de NES han sido muchos los intentos de plasmar los combates de la obra de Akira Toriyama. Algunos han sido de una gran calidad, como el Hyper Dimension o Butouden 2 de Super Nintendo, otros una bazofia, como el Final Bout, de PSX. Dragon Ball Z Budokai Tenkaichi 2 pertenece, sin género de dudas, al primer grupo.