Portada » Análisis » Donkey Kong Country (N3DS)

Donkey Kong Country

El mono de Rare Ware.

Donkey Kong Country (N3DS) - AnŠlisis

Donkey Kong Country es un videojuego desarrollado por la compañía Rare y Nintendo. Éste fue lanzado para la videoconsola SNES en 1994 y ahora nos ha llegado para la Consola Virtual de Nintendo 3DS. El juego, que se publicó en Japón bajo el título Super Donkey Kong, fue lanzado de forma simultánea en todo el mundo. Este título se encuentra completamente en inglés, pero entre el poco diálogo que tiene, y que no es complicado no es ninguna excusa para jugarlo y revivir viejos tiempos.

El juego dispone varios modos de juego: un solo jugador y dos variedades de multijugador. El modo Two Players Contest permite jugar un jugador contra otro en la misma consola hasta que el primer jugador sea dañado o muera. Cuando esto ocurre el turno pasa al siguiente jugador. El segundo modo llamado Two Player Team permite jugar de forma cooperativa y cada jugador tiene el control de uno de los personajes, pero al igual que antes, se tendrá que compartir la consola en función del personaje.

¿Este juego tiene historia?

Aunque no lo parezca sí que tiene una historia que se desarrolla, en mi opinión, a modo de excusa para adentrarnos en las diferentes pantallas. Los protagonistas son Donkey Kong y su sobrino Diddy Kong y tienen como objetivo recuperar su reserva de plátanos que ha sido robada por King K. Rool. Para ello tienen que recorrer todos los rincones de la Isla de Donkey Kong y derrotar a los diferentes jefes.

Fases y Jugabilidad

Donkey Kong Country tiene unos controles bastante sencillos, con el botón 'B' podemos saltar y con la 'Y' nuestro mono da una voltereta para matar a los enemigos. Si dejamos este último botón pulsado nuestro personaje corre, lo cual nos facilita el acceso a algunas zonas. Como se habrá podido deducir los personajes controlables son Donkey y Diddy y podemos cambiar entre uno y otro pulsando el botón 'A'. En función de que personaje controlemos podemos disfrutar de unos beneficios u otros, por ejemplo con Donkey podemos golpear el suelo con el botón de acción y pulsando hacia abajo y con Diddy seremos mucho más agiles y rápidos, siendo este último un aspecto que notaremos sobre todo al saltar.

El juego está dividido en unas 40 fases, cuyos escenarios van variando en función del lugar de la isla en la que nos encontremos. También, además de estas fases, hay unas pantallas con diferentes NPCs. Si visitamos a Cranky nos dará ciertas pistas sobre vidas y zonas ocultas en las fases, Funky nos permitirá ir hacia las diferentes secciones del mapa así como las fases ya que es la única forma de volver hacia atrás, y Candy será nuestra salvación para no perder nuestro progreso.

En las fases se pueden recoger diversos objetos, por un lado tenemos los plátanos que al llegar a 100 nos dará una vida más. También tenemos las figuras que tienen forma de animales, por ejemplo si reunimos 3 peces espadas llegaremos a una fase donde controlaremos a Enguarde, el pez espada, y nuestro objetivo en esta fase es reunir los peces que están esparcidos por la fase antes de que la cuenta atrás acabe. Al terminar se recibe un determinado número de vidas en función de cuantos pececillos hayamos recogido.

Cada nivel suele tener secretos escondidos, por lo que hay que estar bastante atentos. Por ejemplo hay algunas partes se pueden romper para llegar a otras zonas del escenario, o si saltamos encima de una zona sospechosa nos pueden aparecer plátanos. También hay en ocasiones algunas cajas que tienen la silueta de un animal (Rambi el rinoceronte, Enguarde el pez espada, Winky la rana, Squawks el loro y Expresso la avestruz). Al romperla se libera al animal que nos puede proporcionar alguna ventaja, por ejemplo con Winky podemos llegar a algunas zonas altas gracias a su salto o con Squawks podemos ver por las zonas que no están bien iluminadas.

El número de vidas es un aspecto bastante importante en este juego porque si estas llegan a cero suponen el fin de juego. Por ello hay ciertos elementos que nos las proporcionan, como es el caso de los plátanos que ya mencioné, los globos rojos los cuales hay que atrapar rápidamente porque irán hacia arriba poco a poco y por último, y no menos importante, las letras que forman la palabra Kong. Estas están esparcidas por las fases y algunas de ellas pueden ser difíciles de encontrar o alcanzar. Una vez las reúnes se recibe una vida más.

Respecto a su dificultad no sabría definirla del todo, quizás podría decir que es escalable, pero si es verdad que hay algunas zonas que son más complicadas que otras porque requiere tanto de suerte como de habilidad (y paciencia, mucha paciencia). Como puede ser el caso de acertar la posición a la que Donkey debe saltar desde un barril en movimiento o zonas dónde el salto está milimetrado.

Por otro lado, los jefes no tienen mucho misterio ya que todos siguen un patrón, y una vez que se da con él es sencillo. Por lo general, además de esquivarlos, solo hay que saltar encima de ellos un número determinado de veces hasta que son derrotados. Una vez derrotado recibimos un plátano que tiene una pegatina de Nintendo.

Respecto al apartado artístico del juego, a pesar de que se ha pasado de su versión original a la CV, no he notado cambio alguno salvo el tamaño claro. Considero que los sprites de los personajes, sus animaciones y los escenarios no han perdido su esencia e incluso ha ido bastante fluido y en ningún momento he notado que vaya lagueado.  La banda sonora del juego, que fue compuesta por Robin Beanland, Eveline Fischer y David Wise, para mí ha sido una delicia poder volver a escucharla. El juego nos brinda tanto momentos en los que predominan los sonidos ambientales hasta canciones que pueden hacer que se te pongan los pelos de punta.

Sin duda es un juego muy divertido que te pone a prueba más de una vez al igual que te saca de tus casillas. Creo que es una compra recomendable tanto si habías jugado antes como si no. No está a un precio elevado, por lo que si se tiene la oportunidad os recomiendo adquirirlo para la portátil de Nintendo y jugarlo donde queráis.