Portada » Análisis » Dead or Alive: Dimensions

DEAD OR ALIVE: Dimensions

La saga conocida por las “virtudes” de sus chicas nos trae un magnífico de lucha para portátil.

Dead or Alive: Dimensions - Análisis

El Team Ninja, después del más que notable Ninja Gaiden Dragon Sword para Nintendo DS y de la buena amistad surgida con Nintendo a la hora de realizar Metroid: Other M, nos trae a Nintendo 3DS una entrega de su mítica saga Dead or Alive (DOA), que reúne por primera vez al elenco completo de personajes de las anteriores entregas para dar así lugar a la experiencia definitiva de la serie y a un juego con uno de los mejores apartados gráficos de la portátil.  

La franquicia, para quién no haya oído hablar de ella, es conocida sobre todo por sus sensuales féminas, las cuales son un reclamo altísimo, sobre todo en Japón, dando lugar a una cantidad exagerada de merchandising y hasta juegos de consola basados en verlas con ropa de baño mientras realizan actividades de recreo. Pero la cosa no debe quedarse ahí y hay que saber ver más allá de esto para captar la verdadera esencia de una licencia que ofrece una mecánica distinta a lo que solemos ver, al no basarse únicamente en aprender y ejecutar combos, sino en comprender cómo actuar en función de lo que nuestro oponente haga. Y todo esto acompañado de unos escenarios interactivos con trampas o con distintos niveles de superficie de batalla, de manera que la acción siga sin producirse un Out of the Ring.

La mecánica de lucha de este juego se basa en un sistema triangular de contras compuesto de golpes (patadas y puñetazos), derribos y llaves. Cada uno de ellos puede usarse para contrarrestar un ataque de otro tipo si lo ejecutamos en el momento concreto, aunque también podemos realizar movimientos sin que sean un contraataque. De esta manera, el sistema sería: Llave vence a golpe, derribo a llave y golpe a derribo.

Dead or Alive Dimensions Review

Con este planteamiento aparentemente sencillo en la teoría se presenta un sistema complejo en la práctica pero que, con un poco de entrenamiento, puede dominarse. También se nos ofrece la posibilidad de utilizar la pantalla táctil para realizar los combos de una manera automática, pero es algo tan engorroso que se vuelve hasta inútil, aunque poder ver las distintas combinaciones de botones puede ser interesante para aprender a jugar.