Portada » Análisis » De Blob

De Blob

Ponte el mono de pintor y coge la batuta. ¿Preparado para una de las mejores locuras de nuestros días?

De Blob - Análisis

En cada pantalla suena un estilo musical diferente, orquestado y de calidad soberbia. Te moverás en tonos de RnB, Funk, Disco… todo suena algo similar, pero la cantidad de temas disponibles y el poder ir sacándolos con cada nivel ofrece un apartado musical que roza la perfección, porque las mezclas, los efectos, la adición de acompañamientos o de los instrumentos-pintura y la calidad de la composición están también a la altura. Como dependen de lo que ocurre en pantalla, a veces quieres tocarte contra los edificios al ritmo de la música, como “cantando” la base de fondo, algo más parecido a un juego musical. Lo dicho: para subir el volumen.

Y el aspecto general se suma a la perfección musical con una calidad notable. La transición  de tonos hacia la felicidad del multicolor es esencial en este juego y se nota el tiempo dedicado a ello. Hay momentos preciosos de explosión cromática, o potentes contrastes entre los grises y los chillones pigmentos de Blob. El bloom lighting y los brillos son esenciales para destacar algunos fondos y elementos, los efectos de distorsión de fuego y agua deforman consecuentemente su entorno, los personajillos y edificios no pierden poder artístico con su baja poligonización o pobres texturas y, sobre todo, Blob es un cachondo perfectamente animado que se dedica a poner poses ante la cámara y a bailar cuando completa una misión, de distintas formas. Todo se presenta con agilidad en pantalla, y hasta que no se viven ciertos momentos, no se puede apreciar el buen trabajo gráfico, como decíamos con el juego en sí.


Cantidad de texturas y colores. Eso ha subido mucho el marcador.

Un último punto a destacar de este juego es que, pese a un control que podría no depender de las innovaciones de Wii, se trata de un título que le va muy bien a la consola. Está su exclusividad, su construcción con Wii en mente. Y está su frescura, su cierta independencia, su apuesta arriesgada, su buen acabado técnico y su apertura de miras, amén de un carácter que bien parece de un título de la propia Nintendo. Por otro lado, parafraseando la redundante idea de “para toda la familia”, esta obra podría ser la mejor del catálogo para un niño. La combinación de colores, las misiones, la exploración y la dificultad ajustada a la exigencia del jugador ya dan más que muchos refritos de películas de animación. Pero es que la constante sinestesia, el mensaje, la historia y la diversión fundamental que desprende deberían ser tarea para ese niño, para los padres y para el vecino.

De Blob Análisis Review

De Blob es estupendo. Su base no se hace monótona gracias a una variedad constante de escenarios y situaciones, sus plataformas son siempre originales y su frescura lo hace renovado y apetecible a todas horas. Puede hacerte pasar ratos completamente novedosos, emocionarte con sus momentos de éxtasis de música y color. Puede tratarse de una experiencia muy personal, que no atraiga hasta el extremo a todo jugador, pero es innegable que es capaz de provocar todo tipo de sensaciones a muchos tipos de personas, gracias a su concepto absolutamente original, su cuidado sistema de juego y su contenido, casi desbordante.