Portada » Análisis » Crimson Shroud

Crimson Shroud

El sabor de los dados y el rol

Crimson Shroud - Análisis

Todos recordamos el anuncio Guild 01, cartucho de Level 5 para 3Ds que reunía cuatro juegos de diferentes creadores de prestigio. Tras el lanzamiento en eShop de Liberation Maiden y Aeroporter, el turno es para Crimson Shroud de Yasumi Matsuno creador de Ogre Battle y Vagrant Story entre otros, dando lugar a un homenaje al rol de mesa. 

La palabra por delante

Crimson Shroud es único, basándose en la continua y constante narración, nos encontramos ante una ingente cantidad de texto para describir historia, situaciones, lugares, personajes (cual Master) y todo aquello que cruce nuestra doble pantalla. Este hecho, hace indispensable el tener una buena base en el idioma de Shakespeare o podremos vernos superados por la fuerza narrativa del título. Para aquellos puristas o amantes del detalle, también podremos disfrutar del juego en completo japonés.

Crimson Shroud

Casillas y dados

Una vez comencemos la historia, nos pondremos a los mandos de un grupo de aventureros para descubrir la verdad sobre el Original Gift. Se nos presentará un mapa con diferentes casillas que podremos visitar libremente, las cuales podremos ir ampliando según avance la historia o explorando las mismas.

Encontraremos periódicamente eventos que cambiarán ciertos aspectos de la partida o el orden de sucesión de los acontecimientos, gran acierto que nos sumerge aun más en la historia. Como buen juego de rol, precisaremos de una buena tirada de dados para superarlas con éxito, burlando así situaciones que nos pongan en desventaja. Y es que Crimson Shroud, además de poseer un sistema de turnos tradicional para los combates, se apoya en gran medida en esas piezas de azar para darnos o arrebatarnos la sonrisa de la cara.

Crimson Shroud

Otro aspecto fundamental del juego, es la inexistencia de niveles en los personajes, siendo los stats básicos constantes en el juego. Mejoraremos nuestras habilidades y aprenderemos otras nuevas, gracias al equipo que encontremos por el mapa o en la recompensa tras los combates. Pero cuidado, al cambiar nuestro equipo perderemos las habilidades ligadas a éstos, haciendo atractivo este pequeño pero importante componente estratégico.

Minis por doquier

En el apartado técnico nos encontramos con unos modelados pobres y texturas muy justas, con unos escenarios demasiado pequeños y repetitivos. A pesar de ello aciertan en la presentación de personajes y enemigos, mostrándolos como miniaturas de tablero inertes (no tienen animación alguna) que aderezado con unas 3D estereoscopicas muy bien realizadas, aguzan ese sentido de tributo.

Mención aparte para las extraordinarias BSO e ilustraciones, de la mano de maestros como son Hitoshi Sakimoto y Hideo Minaba respectivamente.

Crimson Shroud es un buen juego, concebido como homenaje pero no carente de defectos. La barrera del idioma puede ser crucial, el no poder definir nuestro personaje, la escasa cantidad de situaciones cruciales decididas por una tirada de dados o su corta duración, echará atrás a más de uno. Aun con todo, merece la pena por su forma y sentido, su sistema de juego, la BSO, los tres finales disponibles y porque pone de manifiesto las bondades de la eShop, sin ella no estaríamos hablando hoy de Crimson Shroud.

¿Qué opinas de Crimson Shroud?