Portada » Análisis » Cooking Mama 2: Cocina del Mundo

Cooking Mama 2 : World Kitchen (Cooking Mama 2)

Vuelven las cocinillas con Wiimote.

Cooking Mama 2: Cocina del Mundo - Análisis

Hay pruebas para todo, como pasar la pasta por un cortador, hacer rodajitas con frutas y verduras, amasar las croquetas o preparar el sushi. También tendremos que mezclar los ingredientes, meterlos en el horno e incluso habrá que dar vueltas a las tortillas y hacer girar una pizza y lanzarla por los aires. Estas, de hecho, son las pruebas más "peligrosas" ya que nadie quiere una tortilla aplastada contra el suelo de la cocina. Si fallamos en este tipo de pruebas, tendremos una segunda oportunidad gracias a Mamá y a nuestra rapidez de reflejos.


Si todo va bien y rompemos los huevos en el momento justo, no nos pasamos con la temperatura del horno y no confundimos la sal con la pimienta, obtendremos una gran puntuación, la medallita de oro de turno y, con un poco de suerte, desbloquearemos nuevas recetas.

Una pequeña decepción ha sido que se han reciclado demasiadas recetas anteriores, sobre todo en los primeros compases de juego, en el que la sensación de estar jugando a un remake, en vez de una secuela es más que notable. Se sigue echando de menos que no se tomen un poquito más en serio esta franquicia y se desbloqueara la receta de verdad cuando se superara la virtual. ¡Que no se diga que los videojuegos no son útiles!

El multijugador sigue sin despegar y, salvo los momentos de despiste en los que nuestro compañero hace los papeles de Mamá y nos salva del desastre total, es púramente anecdótico.

 

Cooking Mama 2 es entretenido, sobre todo si es tu primer contacto con la serie en Wii. Los juegos están bien pensados y puedes pasar un ratejo agradable. Ahora bien, su vida puede ser corta, debido a su cojo multijugador. Una curiosidad como apunte final: esta ¡doblado! al castellano.