Portada » Análisis » Cooking Mama 2: Cocina del Mundo

Cooking Mama 2 : World Kitchen (Cooking Mama 2)

Vuelven las cocinillas con Wiimote.

Cooking Mama 2: Cocina del Mundo - Análisis

Cooking Mama fue uno de los primeros juegos que intentó adaptar el concepto "Touch generations" a Wii. Una forma diferente de jugar con juegos diferentes. Desgraciadamente, resultó ser demasiado conservador en Wii y basar casi todos los juegos en el uso del puntero, además de pecar de un apartado gráfico muy parecido a su homónimo portátil. Con esta segunda entrega se han mejorado todos estos aspectos, dando lugar a un juego más Wii.

El principio es el mismo, cocinar platos de todo el mundo: flan, sushi, hamburguesa, perrito caliente, paella, croquetas, albóndigas, espaguetis... Cada receta consta de un número variable de pasos a seguir. Cada paso es un juego que tendremos que superar, con mayor o menor acierto, obteniendo una nota final que muestra lo bien que lo hemos hecho. Lo que cambia la forma en la que lo ejecutamos.

En primer lugar, podemos crearnos a nosotros mismos. Tenemos un buen puñado de elementos para personalizar a nuestro aprendiz, aunque Mamá siempre será la misma. En segundo lugar, tanto los personajes como los elementos con los que interactuamos en las recetas, son tridimensionales: simples en diseño y coloreados, pero tridimensionales al fin y al cabo. Eso sí, todo parece tan dulce y empalagoso como la crema pastelera.

Las pruebas, como hemos mencionado antes, han pasado de estar casi todas orientadas para el puntero, a estarlo para la detección del movimiento. En la interfaz del juego nos muestran como coger el mando y una flecha suele indicar qué es lo que tenemos que hacer con él. La explicación es tan simple como efectiva. Eso sí, hay que recordar cuidar el tempo con el que hacemos los movimientos, ya que no vale agitar a lo loco, sino hacerlo bien y de forma constante.