Portada » Análisis » Código Lyoko

Código Lyoko

Hay que explorar Lyoko y sus universos. Veamos si es más entretenido que la animación de la que viene.

Código Lyoko - Análisis

El Mar Digital, al que solemos llegar tras alcanzar una de las torres de Lyoko, nos descubre la nave que los chicos usarán para viajar entre Lyoko y las Replikas, que nos introduce en un shooter 'on the rails' en el que mediante el puntero tendremos que dar muerte a los engendros que nos envía X.A.N.A. mientras nos zafamos de sus proyectiles y los obstáculos. Al acabar el viaje, la misión suele terminar en otra torre, esta vez en la Replika de turno. Lo cierto es que a pesar de que el juego precisamente no llama la atención en su apartado técnico, es notable cómo es capaz de transmitir a través de los entornos las mismas sensaciones que la serie de televisión. Por eso duele la importante bajada de framerate que sucede en algunos sitios, sobre todo en la llamada Replika volcán, que precisamente es el nivel más ambicioso en cuanto a carga de elementos en pantalla, haciendo que sea bastante pesado avanzar por él.


Los enemigos que pueblan Lyoko son bastante torpes. Normalmente esperarán pacientemente a que los matemos disparando algún que otro proyectil, o intentando golpearnos si nos acercamos demasiado. Esto no sería necesariamente negativo si no fuera por las numerosas secciones en las que no podremos avanzar (en las que podremos ver una fabulosa pared roja transparente cerrándonos el paso) hasta que les hayamos dado muerte a todos ellos. Como se muestran en número limitado, la mayoría de las veces te verás deseando que, al morir el que estás matando, no aparezca ninguno más por puro aburrimiento. Los que vayamos abatiendo nos proporcionarán puntos que podremos canjear en la Fábrica por mejoras de las habilidades de cada personaje, ya sea aumento del daño, el número de proyectiles, o disminución del maná necesario para activarlas. Esto se hace importante cuando en los mejores momentos del juego no te ves incordiado y retenido por monstruos tan torpes como resistentes y que como ya expliqué suelen romper el ritmo de la fase. En cambio, en el Mar digital, los enemigos aparecerán en hordas esperando a que los destruyamos siguiendo cada uno un patrón de ataque, en lo que en comparación parece un alarde de inteligencia artificial.

 Una vez el argumento está lo suficientemente avanzado, a través de una de las Replikas los héroes se enfrentarán a alguno de los escasos jefes que pueblan este disco. Y aquí el juego nos da una sorpresa cuando ya pensábamos que podíamos predecir todo lo que es capaz de darnos, pues esos combates transcurren en el mundo real, que en la serie es representado con animación tradicional, y que el juego reproduce con un bonito cell shadding que añade mucho color a la austeridad general del juego, además de otro tipo de reto que relaja la sensación de repetición imperante durante toda la partida. Sobre su diseño, resultan de lo más típico, siendo engendros enormes de los que te defenderás en un espacio limitado mientras atacas su punto débil.


Lo mejor de este Code Lyoko es su capacidad para despertar la sensación de estar siguiendo la serie de televisión que emula, y que lo haga empleando su guión y diseño de arte dice mucho del nivel de calidad del material original, y bien poco del producto final que han conseguido los de Neko Entertainment. ¿Con que nos quedamos entonces? Pues con que eso lo hacen bien, y que resulta entretenido desde el punto de vista del fan. Pero aún así no se salva del suspenso. Todavía me pregunto porqué no tiene un modo cooperativo. Las Tortugas Ninja y los Power Rangers siempre traían.