Portada » Análisis » Code of Princess

Code of Princess

Un beat´em up descafeinado.

Code of Princess - Análisis

Code of Princess es el ejemplo perfecto de lo que ocurre cuando no hay una buena planificación de contenidos. A priori, debería tener todo lo necesario para ser un juego de calidad, claramente inspirado en los beat´em up de Vanillaware  como el Oboro Muramasa o el Odin´s Sphere, pero carece de su profundidad y gracia. Y es que cuanto más avanza uno más se da cuenta que Code of Princess está hecho de buenas ideas e intenciones, pero que no han sabido congeniar cuando se han llevado a cabo.  

Sin duda, su mejor apartado es el estético y el tono humorístico con el que se toma a si mismo. Los personajes principales y los enemigos son carismáticos y se pueden englobar en los diferentes tópicos del manga japonés. La historia es casi paródica, aunque revestida por un pátina épica, y hay situaciones ciertamente divertidas y desenfadadas que rebajan el tono del título y lo dotan de una personalidad muy marcada.

No tan buena idea es el uso de las 3D, prácticamente vestigiales. Suponen de alguna ayuda en los enfrentamientos, ya que estos se suceden en varios planos de profundidad en un scroll lateral, pero son tan leves que se la podrían haber ahorrado. Los escenarios son muy sencillos y se limitan a ser fondos distintos para los combates, sin nada de interacción entre ellos. De vez en cuando hay algún elemento que romper, como un barril o una barricada. Uno esperaría que habiendo tan pocos, supusiera alguna ventaja romperlos, pero en la gran mayoría de los casos no ocurre absolutamente nada cuando lo hacemos y parece que están ahí de mero adorno.

Los controles son realmente sencillos, a la par que terriblemente confusos. La única guía que vamos a tener es un minitutorial, y además opcional, que explica los movimientos básicos a todos los personajes. Después, si queremos saber cuáles son los poderes particulares de cada uno, la única fuente de consulta será en la pantalla táctil y siempre dentro de una misión.

Code of Princess

Pero sin duda, la gran lacra de Code of Princess es el hecho de que después de más doce horas uno todavía no sabe cómo enfrentarse al juego ni cómo funcionan determinados ataques. La sensación general es que existe un grado de aleatoriedad gigantesco en su desarrollo. El caso más flagrante fue en un enfrentamiento contra uno de los enemigos finales. El primer encontronazo fue desastroso, acabando con nuestro héroe en apenas un par de minutos con una serie de ataques devastadores. Sin embargo, el segundo asalto, y sin modificar ni el equipo ni variando la rutina de ataque, acabó con la muerte del jefe final en menos de veinte segundos.