Portada » Análisis » Chrono Trigger

Chrono Trigger

El hijo legítimo de Final Fantasy y Dragon Quest. Indispensable.

Chrono Trigger - Análisis

Hubo un tiempo en el que Square y Enix eran compañías diferentes y exitosas. Sus franquicias eran el Ying y el Yang del mundo de los RPGs japoneses. Hironobu Sakaguchi y Yuji Horii. Nobuo Uematsu y Koichi Sugiyama. Final Fantasy y Dragon Quest.  Ambas sagas se habían labrado un camino de éxitos nada desdeñable y cada nueva iteración era un acontecimiento esperado por todos los amantes del videojuego. En aquel entonces, parecía impensable que se pudieran llegar a fusionar y, cuando se conoció que iban a trabajar en conjunto para desarrollar un juego, se apodó al equipo encargado del mismo como el Dream Team. Yuji Horii, Hironobu Sakaguchi y Akira Toriyama hicieron posible Chrono Trigger, uno de los mejores juegos de SNES y uno de los RPGs más importantes de la historia.

Chrono Trigger

Un juego muy personal

Chrono Trigger es mezclar lo mejor de Final Fantasy con lo mejor de Dragon Quest. Un mundo de fantasía con una jugabilidad sólida y genuina, acompañadas de una historia absorbente y espectacular, con muchos secretos que descubrir. Además, los diseños de Akira Toriyama y la música de Nobuo Uematsu y Yasunori Mitsuda han conseguido que, a nivel artístico, el tiempo apenas se le note.

Su sistema de combate es muy original y no se ha repetido desde entonces. Los encuentros están definidos en el escenario, dando la oportunidad al jugador hábil de poder esquivarlos. No hay pantalla de combate, sino que todo se desarrolla sin mayor transición que la aparición del menú de batalla. Hereda de los Final Fantasy tradicionales el sistema de batalla en tiempo activo (ATB, con sus siglas en inglés). Cada ataque puede ser dirigido a uno o a varios enemigos agrupados en el escenario, los cuales pueden además cambiar su posición en el mismo. Además, los personajes tienen la posibilidad de combinar sus técnicas para realizar combinaciones devastadoras, consumiendo, eso sí, tanto los turnos de cada uno de ellos como los puntos de técnica (equivalentes a los puntos de magia) que cueste cada una de las acciones individuales.

Uno de los rasgos más característicos de Chrono Trigger es la inclusión de múltiples finales, basados en las decisiones tomadas durante el transcurso del juego. Además, cuando se completa el juego por primera vez, se añade la opción New Game+ para que poder llegar a ver todos los finales, lo que le añade un fuerte componente de rejugabilidad y añade un montón de horas a las escasas 20 horas que se tarda en completar la historia por primera vez. 

Chrono Trigger

Dejando huella

La historia es una de las cosas que más te marcan de un RPG. Sobre todo en aquella época, era casi lo más valorado de los mismos y se escuchaba con cierta frecuencia la frase de `los gráficos no importan si la historia es buena´. Chrono Trigger no defrauda en este aspecto. Comienza siendo un juego entretenido con una historia divertida de saltos en el tiempo. Si bien parece algo simple, hay un punto en el que todo se empieza a retorcer para dar como resultado una de las mejores aventuras narradas a través de un videojuego, con unos personajes realmente carismáticos, incluso teniendo en cuenta que el protagonista, Chrono, es el clásico mudo (aunque muy expresivo). Es uno de esos momentos en la historia del videojuego en los que tienes la necesidad parar y decirte a ti mismo:`Madre mía, qué juegazo´. Al menos, a mí me pasó así.

Actualmente, además de para SNES y la consola virtual de Wii, puedes encontrar un port para Nintendo DS, que añade un poco de contenido y adapta los menús a la doble pantalla de la portátil. Es una lástima, no obstante, que uno de los mejores juegos de la historia no se haya traducido de forma oficial al castellano y, probablemente, sea el único punto que oscurece a Chrono Trigger, una apuesta segura y un título que ningún aficionado a los buenos videojuegos debería dejar de jugar.

¿Qué recuerdos tienes de Chrono Trigger?